jueves, 20 de abril de 2017

ALFREDO MICHELENA, LA VALIENTE GENERACIÓN DEL MILENIO

BITÁCORA INTERNACIONAL

La muy conocida generación del 28 fue un grupo de estudiantes que en 1928 se rebelaron contra Gómez, el dictador,  y fueron el motor de una de las democracias más viejas y duraderas del continente. Entre ellos Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y Jóvito Villalba, así como Prieto Figueroa, Caldera e incluso el polémico Carlos Andrés Pérez, éstos de diferentes cohortes etarias. La edad es clave, pero hay que pensar en generaciones políticas como un grupo de personajes que compartieron y actuaron con cierto grado de concurrencia  en momentos claves de la historia, compartiendo un habitus y una visión del mundo con base a sus experiencias sociohistóricas, como apuntan los sociólogos Karl Mannheim y Pierre Bourdieu.

Hay varias de ellas en nuestra historia. La primera fue la de la independencia, que contó con un grupo de hombres que crearon la República a principios del siglo XIX. Luego la de los caudillos, que consumen el resto de ese siglo XIX y un tercio del XX. Hombres orientados hacia el poder por la fuerza y que no pudieron crear un país unificado hasta que uno de ellos derrotó a los demás. Entonces surge la generación del 28, la que fundó la democracia. La del maltratado Pacto de Punto Fijo. De esos cuarenta años de democracia que ahora se valoran a alto precio.

Luego vino la generación revanchista o chavista. Una generación que se sintió marginada por la anterior y buscó ascender al poder por todos los medios. Una extraña alianza, un aluvión que arrastró todos los descontentos con el puntofijismo, por diferentes y contradictorias razones. Su hilo conductor, el resentimiento de no haber ejercido realmente el poder. Congregaron desde empresarios hasta militares, pasando por políticos viejos y nuevos, de izquierda y de derecha. Sus figuras claves fueron Hugo Chávez, Diosdado Cabello, José Vicente Rangel y por un tiempo Luis Miquelena. Los dos primeros militares golpistas. Los dos últimos vinieron de URD. Además de Nicolás Maduro y otros que venían de la izquierda marxista comunista y filocubana, originalmente derrotada en su primer intento de asalto al poder. Al final, la fracción militar se articuló a la comunista, aliñada con corrupción y narcotráfico, y marcó su destructiva impronta. Ella ya está de salida para dar paso, no sin batalla, a la generación del milenio.

La generación del milenio está formada por jóvenes que en su mayoría irrumpen en la política en el siglo XXI como una respuesta al chavismo. Como la generación del 28 se forma en la lucha contra la dictadura. Una lucha política abierta muy dura en la que han sido golpeados, humillados, encarcelados y vejados, pero han demostrado su talante e hidalguía.


Esta semana es una prueba más. Ellos están dando su juventud por el regreso de la democracia, las libertades económicas y la vigencia de los derechos humanos. Hay jóvenes como Leopoldo López, Henrique Capriles, Freddy Guevara y María Corina Machado y no tan jóvenes como Antonio Ledezma, Julio Borges y Henry Ramos. Van casi 20 años de lucha contra el chavismo, que van templando esa generación no monocorde que sueña con rescatar la libertad para Venezuela, aunque se les vaya la vida en ello. ¡Bravo! Venezuela tiene futuro

Alfredo Michelena
alfredomichelena@gmail.com
@Amichelena
Internacionalista
Canada
Caracas - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario