jueves, 20 de abril de 2017

ERNESTO GARCÍA MAC GREGOR, PARA DESPUÉS DE SEMANA SANTA

VERDADES DOLOROSAS

En este país, cuando se trata de planificar un evento medianamente importante, la fecha del acontecimiento se calcula en función exclusivamente de los días festivos existentes y sus respectivos puentes. Una expresión muy común en esta época del año es: “ya será para después de Semana Santa”.

El problema se inicia con el malogrado enero, que en teoría comienza después del día de Reyes, pero debido a la resaca de fin de año, todo se pospone hasta la segunda quincena. Sin embargo, con la nueva ley vagancia, muchas empresas están aún de vacaciones forzosas para el final del mes, que ya prácticamente se empata con febrero el breve y su súper puente de carnaval.

También están los puente de Semana Santa, Primero de mayo, batalla de Carabobo y Natalicio del Libertador, que como ya se ha convertido en costumbre, el populista Maduro decreta no laborable la semana entera. Ni hablar del 19 de abril y del 5 de julio, festividades que este año, caen en un apetitoso miércoles, mero centro de semana.

Pero además existen los asuetos exprés provocados por: elecciones, duelos por un eterno desconocido, día de Fabricio Ojeda o reinauguración de una escuelita. Ahora con la Lottt socialista, el recorte de la jornada laboral, los dos días libres semanales y otras medidas, redundan en menos empleo y en aumento del costo de la vida. Todo en un país en pleno desarrollo que lo que le hace falta es precisamente trabajar más.

El esfuerzo propio, sacrificio personal, duro trabajo que es lo que hace que las personas y los pueblos progresen (como los tigres asiáticos), desaparecen con este sistema de vagancia y de “ayudita” perversa a través de las misiones, de un régimen sin escrúpulos, que destruye al país con el único fin de atornillarse en el poder. El chavismo creó las bases para la aversión anormal al trabajo y el fomento de la apática ociosidad, al tiempo que la burocracia innecesaria hizo del hastío una ocupación.


Pobre Venezuela, la del emporio de riqueza que se acabó desperdiciado en ineptitud y corrupción, la misma de los indolentes gobernantes y ciudadanos. ¿Y la lucha por salvar la patria? Tendrá que ser después de Semana Santa. Que oiga quien tiene oídos...

Ernesto Garcia Mac Gregor
garciamacgregor@gmail.com
@garciamacgregor
Zulia - Venezuela


No hay comentarios:

Publicar un comentario