martes, 29 de diciembre de 2015

ALBERTO JIMÉNEZ URE, SOBRE LA COSTOSÍSIMA E INÚTIL PROPAGANDA POLÍTICA Y LOS DELEZNABLES GASTOS EN PERTRECHOS DE GUERRA

«El Sector de Terroristas del todavía vigente Gobierno Nacional Venezolano tuvo intenciones de adquirir un arma nuclear y, de ese modo, condenarnos para siempre a la servidumbre. El Estado Islámico (ISIS), con menos recursos financieros, ya la posee y no se contiene para golpear tanto al Viejo como al Nuevo Mundo: ambos fétidos de tanta arrogancia, que es lo único que una guerra exterminadora de la Especie Menos Inhumana necesita»
La costosísima e inútil propaganda política a favor del Totalitarismo y los deleznables gastos (en pertrechos bélicos, por ejemplo) del ilegitimado Gobierno Venezolano han servido sólo para: hambrearnos, socavar nuestras instalaciones hospitalarias, centros culturales, escuelas, liceos, edificaciones públicas, industrias, empresas, autopistas, carreteras inter-urbanas, canchas deportivas y universidades que requieren de recursos financieros. Las armas nunca satisfarán de educación, sabiduría, alimentos y medicinas a los habitantes de ninguna república, cosas que sí son imprescindibles. Nadie sale a la calle en busca de «dosis de miedo». Toda persona necesita alimentarse, educarse, divertirse o la cura de alguna enfermedad que padezca. Irrefutablemente, nuestra forma de existencia (que «menos inhumana») es contraria a la discordia y confrontación sistemática.  Suplica el concilio, entendimiento, la plática.
En el curso de muchos años, la Nación Venezolana ha visto cómo sociópatas y ladrones han ininterrumpida y alevosamente malversado su Tesoro Público. Ha experimentado y reflexionado sobre las penurias que son consecuencias de «actos de gobierno forajido» para, finalmente, tomar decisiones. No tolera más a esos vándalos en funciones de poder. Se los dice, una y millones de veces: en las calles de la república, con su voto acusador y novísimos «representantes» ante la Asamblea Nacional.
Los ciudadanos venezolanos estamos hartos de esa arrogante «Casta de Malhechores» que forjó la hoy agónica «Organización Criminal del Combustible Fósil y Prócer Impreso Imperial»: nada distinta al «Estado Islámico» (ISIS), ello por cuanto ambas tienen una arbitraria interpretación del «Bien» y el «Mal». La nada sana e interesada empatía (confabulación, conspiración, urdimbre) entre ciertos individuos con mandos forma parte de un «ceremonial macabro»: en el cual el falso victimario señalado «imperialista» les compra combustible a sus auto-declaradas y falaces víctimas, enemigas que luego (con mucha prisa) envían de retorno una gran parte de esos dineros cuando consuman la adquisición de «instrumentos letales» que no son tecnológicamente aptos para fabricar.
La Nación Venezolana sufre una «crisis humanitaria» verdadera, inocultable, imposible de enmascarar o maquillar mediante el empleo de enormes sumas de dólares norteamericanos en inútil propaganda política y «aviones de guerra de origen imperial ruso». Su «Jerarcariado» administró una fortuna tan inmensa que pudo, no dudo de sus malévolas intenciones, adquirir una «bomba nuclear»: después utilizarla para infundirnos mayor terror. Lo que sí ha logrado ISIS, que no tardará en detonarla para asombrar aún más al Mundo.
Alberto Jimenez Ure
jimenezure@hotmail.com
@jurescritor

Merida - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario