martes, 5 de abril de 2016

HUMBERTO SEIJAS PITTALUGA, PRIMERO LO QUE ES PRIMERO

Ya sea por ganas mezquinas que tienen algunos; o por la ceguera de un poco de gente que sigue embobada, como si estuviésemos en el siglo XIX, creyendo en caudillos y gamonales; pero, sobre todo, porque al régimen y sus aliados les interesa crear la desunión entre sus opositores; se ha ido formando en el país una maniobra distractora que nos va separando de lo que en verdad es importante en el devenir político venezolano.  

Que es salir tanto de la manga de ineptos y ladrones que detentan el poder nacional como de los cómplices que estos tienen sembrados en los demás poderes públicos.  

El caballo de Troya elegido es el de las elecciones de gobernadores y diputados regionales que debieran llevarse a cabo a finales de este año.  Y que son una necesidad urgente a la luz de los infames, inescrupulosos y sectarios desempeños de los Carneiros, Ameliaches, Aissamises, Vielmas Moras. Arias Cárdenas y demás de la misma calaña.  A la luz de lo fácil que pareciera derrotar a algunos de ellos —aunque la sombra de la Tibisay se note desde ya—, pareciera que a ciertos líderes opositores se les hubiesen abierto las agallas; por lo cual han empezado con luchas intestinas dentro de la Mesa de la Unidad (y por fuera), en las cuales los serruches de piso y las “cachúas” son notorias.  A ellos, y a los ingenuos que —igualitos al hijo de la loca Luz Caraballo— siguen creyendo que UN hombre es la solución, va a tocar acordarles la vieja admonición: “que lo urgente no te impida hacer primero lo importante”. 

Y lo importante es, como ya asomé antes, cambiar a los personajillos de la picaresca nacional que se han aferrado al poder —por una sucesión de trácalas— desde hace largos 17 años.  El relevo de personas al frente del Ejecutivo no solo adecentará y hará más eficiente el gobierno de Venezuela, sino que también implicará, de necesidad, el cambio del modelo económico actual, que lo que ha hecho es hundir al país y a la nación en la pobreza más pronunciada.  Por eso es que hay que mirar con ojo zahorí esos intentos de desdibujar lo importante —que, insisto, es el referendo revocatorio— con las elecciones de gobernadores.  Antes, empleé la frase “caballo de Troya” porque describe el acto de prestidigitación con el cual quieren distraer a la opinión pública —totalmente contraria al statu quo— y lograr permanecer en la manguangua.  Entonces, no está de más recordar a Virgilio y la frase que pone en boca de Laoconte en La Eneida: “Timeo Danaos et dona ferentes” es la frase que, si me perdonan la no muy literal traducción, afirma que hay que temer a los griegos, inclusive cuando traen regalos.

Si nos ponemos, como los ingenuos troyanos, a creer que el armatoste que les amaneció un día en la puerta de la ciudad era un regalo de despedida, va a llegar el 10 de enero de 2017 y nos vamos a tropezar con el escollo de que —aunque con un revocatorio logremos salir del ilegítimo— no habrá elecciones, sino que el vicepresidente se encargará hasta el final del período presidencial.  Será la gran frustración, porque seguirían los mismos ladrones en lo que creen que es su única función: terminar de desvalijar a Venezuela y convertirnos a todos en pobres de solemnidad.

Hay algunos que vieron (y ven) a Aristóbulo —parafraseo el nombre de una comedia de hace muchos años en Broadway— como The Great Black Hope.  Nada de eso, es otro caimán del mismo charco.  Con más mano zurda, con más kilometraje político (para emplear el símil ramosallupiano), con más conocidos en la acera de enfrente, pero no por eso menos empecinado en el mantenimiento de un socialismo real pero disfrazado con otro nombre.  No hay que mirarlo como el de una posible transición hacia el regreso de la democracia en el país; hay que meterse en la cabeza que va a asumir el poder alguien igualito al anterior (a lo mejor, menos inclinado a bajar la cerviz ante Cuba, como lo hace Platanote, pero similar en lo demás), que va a seguir haciéndose el loco ante los expolios que realizan los altos mandos de su partido y del estamento armado.  Pero, sobre todo, porque es un individuo por quien nadie votó, y porque es un redomado mentiroso; si no creen, relean su mensaje reciente ante la Asamblea Nacional, Pintó una Venezuela como si fuese Jauja, como el País de las Maravillas (pero no aquel en el cual se perdió Alicia). 

Y si encuentran muy largo y tedioso ese texto (que lo fue), baste con recordar sus declaraciones acerca de los resultados del Operativo Semana Santa.  Aquello de que “El turismo interno se incrementó en 20 % en esta Semana Santa (…) superó a los 18 millones de personas” quedó desmentido por la realidad de cuánta permaneció en sus domicilios, sin plata para salir e inhibidos por la inseguridad.  Lo otro, lo de “toda esta movilización generó 60 mil 463 billones de bolívares” sufrió un mentís rotundo por las lamentaciones de los hoteleros y restauradores de todo el país, quejándose de la poca afluencia de clientes.  Quizás la única verdad, y eso probablemente a medias, estuvo en su aserto de que “se registraron 21 saqueos, 22 secuestros y 20 robos a hospitales”

Tendremos que preguntarnos, como Aleida Josefina, la de Caucagüita: ¿Es esto lo que tú quieres que continúe?...

Humberto Seijas Pittaluga
hacheseijaspe@gmail.com
@seijaspitt
Carabobo - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario