miércoles, 13 de enero de 2016

JHOTANI MEDINA QUINTERO, LOS ADECOS EN LA TRANSICIÓN VENEZOLANA (I PARTE)

Tras el golpe de Estado del 11 de abril del año 2002 contra el gobierno de Hugo Chávez, en Venezuela se comenzó a pensar en los altos círculos políticos la necesidad de diseñar una agenda para la transición en una era post-Chávez, nadie imaginaba en esa época que el joven presidente años después enfermaría y moriría dejando al país inmerso en una crisis evidente de autoridad que diezmaría la riqueza nacional a la vuelta de 10 meses después de su fallecimiento. En el año 2003, uno de los principales partidos políticos opositores venezolanos, Acción Democrática (AD), destituyó a su secretario general nacional, Rafael Marín “Ram Ram”, sin una explicación a la opinión pública, lo único que se supo fue producto de un rumor, que la causa de su destitución habría sido que muchos Adecos en el CEN y en varias secretarías seccionales acusaban a “Ram Ram” de desviar el centroizquierdista partido político hacia la derecha, vinculándolo con grupos paramilitares asociados al gobierno de Pedro Carmona Estanga el 12 de abril de 2002. 

Esta maniobra política permitió que el socialdemócrata Ramos Allup asumiera como nuevo secretario general de “El Partido del Pueblo”, una vez en la jefatura Adeca asumiría una misión para muchos cuestionables pero para otros muy responsable, por eso fue secreta, dialogar privadamente con el entonces embajador de Cuba en Caracas, Germán Sánchez Otero, con el objetivo de diseñar una agenda de transición para la democracia en Venezuela acordada con Cuba para no afectar sus intereses en el país de manera inmediata y dirigida por AD para garantizar que el país marchara hacia una era democrática con la salida de Chávez del poder después de un eventual Referendo Revocatorio de Mandato Presidencial planeado entonces para agosto del año 2004, esta tarea se retrasaría pero jamás salió de la agenda de los Adecos. Además, los cubanos tendrían especial confianza en AD para dirigir esta transición por sus antecedentes históricos, recordemos que durante los dos gobiernos de Carlos Andrés Pérez (CAP) hubo excelentes relaciones políticas con la nación antillana por las coincidencias geopolíticas en el Movimiento de los No Alineados (NOAL) e ideológicas con Fidel Castro a través de Felipe González (España). CAP hasta se peleó con Rómulo Betancourt en su primer gobierno por reconocer diplomáticamente al régimen cubano, e incluso, enviar una delegación de la juventud de AD a visitar La Habana.

El ascenso de Henry Ramos Allup a la presidencia de la Asamblea Nacional constituye un notable logro de la oposición venezolana en los diecisiete años que llevan adversando a la Revolución Bolivariana pero un enorme éxito de lo planeado por AD hace más de una década. 

Los Adecos supieron sacarle provecho político a la polarización política reinante en la nación, la cual se encuentra sumergida en la peor crisis económica y social de toda la era republicana, crisis reseñada en el discurso pronunciado por el primer ministro cubano Raúl Castro ante la plenaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, el pasado 29 de diciembre de 2015, “la República Bolivariana de Venezuela está sometida a una guerra económica para revertir el apoyo popular a su revolución”, seguidamente el premier cubano hizo énfasis varias veces hacia Venezuela en sus 29 minutos de discurso antes que hacia los temas propios de Cuba. Es así como para los Castro, es más importante mantener los acuerdos de cooperación con cualquier gobierno venezolano, antes que perderlos por causas ideológicas... Hasta el próximo Lunes

Jhotani Medina Quintero
jhotanium@hotmail.com
@jhotanimq
Lara - Venezuela

1 comentario:

  1. Lo que no es cierto es que la riqueza venezolana se haya malbaratado en 10 meses. Ese desastre se le debe a Chávez quien dejó a Maduro ensartado en una trampa.

    ResponderEliminar