lunes, 17 de abril de 2017

OSWALDOALVAREZ PAZ, EL AMANECER SE ACERCA,

DESDE EL PUENTE 
“La noche avanza y va a llegar el día. Dejemos pues las obras de las tinieblas y 
revistámonos de las armas de la luz” (Romanos XIII, 11-12) 
La cita viene al pelo con la situación de Venezuela.
Los sucesos de los últimos días son reflejo de lo que sucede. 
La inmensa mayoría de la nación, la gente de la humanidad común,
en abierta oposición al régimen dominante aspirando a un profundo 
cambio, por una parte y, por la otra, la cada día más reducida 
minoría atrincherada en las alturas del poder, desquiciada, 
enloquecida, con el único objetivo de retenerlo a cualquier precio. Son prisioneros 
de la incertidumbre por lo que pueda ocurrir cuando sean despojados de sus posiciones. 
Parece mentira, pero en lugar de facilitar el cambio que el pueblo reclama y ajustarse a Derecho, apelan a la represión y a la violencia física e institucional en contra de instituciones y personas como nunca antes en la historia contemporánea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario