lunes, 17 de abril de 2017

SIXTO MEDINA, UN PAÍS SIN DEMOCRACIA Y SIN JUSTICIA

Una democracia es, por naturaleza, el régimen donde se realiza 
la justicia. La politización de la administración de justicia y el 
sometimiento del Tribunal Supremo de Justicia al ejercicio de 
la autoridad que impone Nicolás Maduro, con métodos forzosos 
para ejercer su voluntad sobre la población civil, 
es tan innegable como lamentable, signo del retroceso que significa 
el hecho de que la política y el sentido de algunas resoluciones, 
dictámenes y sentencias judiciales es la urgencia de tener que 
recordar la imperiosa necesidad de la independencia del poder 
judicial y lo peor que nos puede ocurrir en esta materia es 
acostúmbranos al fenómeno perverso que se instaló en nuestros 
ribunales con la llegada de Hugo Chávez al poder en 1998, y lo ha 
profundizado Nicolás Maduro, quién ha puesto punto final a la 
democracia en Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario