martes, 10 de noviembre de 2015

ISAAC VILLAMIZAR, ASAMBLEA MORIBUNDA Y UNIVERSIDAD PERMANENTE

Hay instituciones que son vitales para el desarrollo de los fines del Estado. Éste requiere de órganos, como el Poder Legislativo, para que la soberanía popular se exprese a través de sus representantes. 

El órgano parlamentario permite darle un sustento importante al ordenamiento jurídico, para regular, a través de leyes, conductas sociales. También es indispensable su función de control, para que, bajo una auténtica separación de poderes, los demás órganos cumplan igualmente sus funciones. Pero cuando el órgano legislativo lo conforman diputados que desvirtúan su actuación, ese poder se deslegitima, le vuelve la espalda a la realidad social y se corroe de malsanas y oscuras intenciones. Eso es lo que ha sucedido con la moribunda Asamblea Nacional oficialista que, amparada en abusos y en una supuesta mayoría, ya no es vocera de ninguna de las aspiraciones genuinas de la gran mayoría de los venezolanos. Eso quedará demostrado contundentemente el 6/12.
Lo contrario ocurre con la institución universitaria. Ella tiene siglos en la conciencia social, porque está verdaderamente enraizada en la población. Cualquier familia en el mundo tiene alguna relación directa o indirecta con las instituciones de educación superior. Sea porque alguno de sus integrantes es estudiante universitario, trabaje en ella, o reciba el producto académico de la enseñanza-aprendizaje, de la investigación, de la extensión o de la producción de sus bienes y servicios. 
De tal manera que la universidad no sólo goza de la inviolabilidad del recinto universitario, sino que tiene la propia defensa de la comunidad a la cual se debe y le ofrece el producto de la búsqueda del saber. Porque la universidad, ella sí, está preocupada por los graves problemas que aquejan a la sociedad. No en vano la Ley de Universidades  le impone la noble función de ser rectora de la educación, de la cultura y la ciencia, de crear, asimilar y difundir el conocimiento, de contribuir a la formación integral del ser humano, de preparar los equipos profesionales y técnicos que necesita la Nación para su desarrollo y progreso.
La universidad, como integrante de uno de los dos subsistemas de educación, según el Artículo 3 constitucional, es agente para coadyuvar al desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, al ejercicio democrático de la voluntad popular, a la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, a la promoción del bienestar integral de pueblo y a la garantía de los derechos y deberes constitucionales. 
La moribunda Asamblea Nacional oficialista ha estado muy lejos de preservarle a la sociedad venezolana estos grandes fines.  Por ello, cuando esa institución parlamentaria tan deslegitimada ataca a la universidad autónoma y experimental que no se ha sometido a su pensamiento único, donde precisamente se promueve la pluralidad de las ideas, el desarrollo del potencial creativo de los educandos, el pleno y libre ejercicio de su personalidad, por medio de una educación integral de calidad, permanente y en un escenario democrático, no puede menos, esa intimidación parlamentaria, producir el mayor repudio en el pueblo.
En vez de pretender violentar la autonomía universitaria, de amenazarla con la intervención a través de otros órganos del Estado, debería promoverse, desde el órgano legislativo, el mayor apoyo a los requerimientos de la universidad, tan  duramente tratada por ese Estado. 
Con tantas limitaciones a que es sometida, la universidad seguirá siendo, por muchos siglos más, un referente continuo de valores, principios y orientación, para una colectividad tan hambrienta de cambios positivos y rescate del decoro, de la decencia, de la integridad y de la verdad.
Isaac Villamizar
isaacvil@yahoo.com
@isaacabogado

Tachira - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario