sábado, 26 de marzo de 2016

GERÓNIMO FIGUEROA FIGUERA, DISCURSO DE OBAMA EN CUBA CAYÓ EN EL VACÍO

Quienes conocen la realidad y el día a día en Cuba saben que el discurso del presidente de los estados Unidos, Barack Obama, aunque pudiera estar muy  cargado de buenas intenciones, no cumplió el efecto buscado y prácticamente cayó en el vacío porque no llegó a los cubanos de a pie a  quienes estaba dirigido. Todas sillas del auditorio de El Gran Teatro de La Habana fuero ocupadas por funcionarios del alto gobierno cubano y miembros de los cuerpos de seguridad, la policía represiva de los hermanos Castro y militantes del partido comunista cubano.

Un martes a las 10 de mañana, hora local en Cuba, la mayoría de la población laboral  está trabajando y los jóvenes están en los liceos de bachillerato y la Universidad, lo cual hizo imposible que escucharan el discurso. Eso aunque es posible que el presidente norteamericano no lo supiera el dictador Raúl Castro si lo sabe, por lo que los funcionarios de la embajada de los Estados Unidos en la Habana estaban obligados a decírselo a Obama para que se tomaran las previsiones a nivel de protocolo con los funcionarios encargados de elaborar la programación oficial.  
Por supuesto que el discurso del presidente Obama fue muy claro con relación a los derechos humanos, libertades individuales y democráticas que no solo escucho el propio dictador Raúl Castro y su camarilla de sirvientes que estaban sentados en primera fila del teatro sino que también fue recibido por el mundo entero gracias a la transmisión que hubo por radio y televisión, pero los primeros interesados a quienes iba dirigido el discurso no lo vieron ni lo escucharon por estar trabajando y estudiando, sin ningún acceso a los medios de comunicación controlados por la dictadura castrista.  
A pesar que la reanudación de las relaciones diplomáticas y comerciales entre los EEUU y Cuba, representan miles de millones de dólares en inversión a favor de la isla, el desprecio por Obama y al cargo que representa comenzó cuando el general Raúl Castro como jefe del gobierno Cubano no lo recibió en el aeropuerto José martí de La Habana, como si lo hizo con el Papa Francisco y con otros jefes de estados que han visitado la isla.
El Papa aunque no quiso reunirse con la disidencia cubana  dio su discurso en una misa dominguera al aire libre en la plaza de la revolución y donde se calcula que asistieron mas de un millón de personas y además fueron colocados parlantes para que todos los asistentes a la plaza y los sectores comunitarios que están en los alrededores escucharan el mensaje. En eso la diplomacia vaticana fue mas exigente y menos complaciente con la dictadura roja del caribe. 
Otro de los grandes desprecios de los hermanos Castro a el planteamiento y a lo que representa el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, es que a la misma hora que el avió presidencial norteamericano estaba aterrizando en el aeropuerto José Martí de La Habana en Cuba, los gorilas del G-2 cubano estaban reprimiendo a las Damas de Blanco que como todos los domingos asistían a la misa en la Catedral de La Habana. Prácticamente de esa forma Raúl Castro le decía al presidente Obama que le importaba un carajo el planteamiento sobre los Derechos Humanos el derecho a las manifestaciones pacíficas.    
 Aunque Obama en la rueda de prensa conjuntamente con Raúl dijo casi lo mismo, los cubanos tampoco se enteraron porque el gobierno comunista domina el monopolio de la televisión, la radio y los periódicos impresos. A los hogares cubanos solo entra legalmente la única emisora radio y la única televisión existentes que controla el régimen comunista. Igualmente, los únicos periódicos que circulan es Gramma, órgano del partido comunista cubano y Juventud Rebelde que es el vocero de la juventud comunista cubana. Estos medios mas que informar lo que hacen es distorsionar la verdad para envenenar la mente de los cubanos, especialmente la juventud y adolescencia.       
En ese mismo contexto, Raúl Castro le criticó a Obama que en EEUU cuando una mujer hace el mismo trabajo que realiza un hombre le pagan menos, sin embargo Obama fue incapaz de recordar que el salario promedio de los cubanos es de 20 dólares mensuales, lo que es equivalente a tres horas para cualquier trabajador no especializado en los estados Unidos como son los mesoneros, jardineros y jornaleros, entre otros que ganan como salario mínimo de 7,5 dólares la hora trabajada. Esto significa que en EEUU cualquiera que trabaje solo tres horas en un dia saca lo que un cubano en un mes de trabajo.
En cristiano y sin ocultar nada, podemos decir que nuevamente la ingenuidad o complicidad de Obama estuvieron presentes frente a Raúl Castro y su gobierno
Gerónimo Figueroa Figuera
geron2ff@hotmail.com
@lodicetodo 
CNP:569
Monagas – Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario