sábado, 26 de marzo de 2016

POLO CASANOVA, LOS CONCEPTOS DE “LO PÚBLICO” Y “LO PRIVADO” EN LA ECONOMÍA POLÍTICA POSTMODERNA

1.      Como bien lo afirma Graciela Soriano de García Pelayo los conceptos de “lo público” y “lo privado” son omniabarcantes, no se refieren, como alguien inicialmente podría pensar, al plano exclusivamente económico, como nosotros lo entendemos cuando nos referimos a la propiedad privada y a la propiedad estatal, sino que abarca cualquier aspecto de la vida social; por ejemplo, la educación se mantiene en el terreno de “lo privado” cuando –como sucedía en la primera modernidad- yo contrato un preceptor exclusivo para la educación de mi hijo, con lo cual lo estoy abstrayendo (a mi hijo) de ir a una escuela, bien pública, bien privada, donde la educación deja de ser un asunto perteneciente a “lo privado”, para convertirse en un asunto de “lo público”, por una parte; y, como bien lo afirma la misma profesora Soriano, siguiendo la argumentación en este sentido, “lo privado” ha dejado de serlo cada vez más, cuando “lo privado” a través de los medios tecnotrónicos se airea públicamente para convertirse en un asunto de “lo público”, como, por ejemplo, cuando Lilian Tintori, a través de esos medios publicisisa su vida personal y su relación de pareja con Leopoldo López, llegando a las entrañas de las vísceras de una cosa tan personal como su relación de visita conyugal, que es vigilada por un soldado raso, desde el exterior de una celda, con colchón deshilachado, sin vestir y con cucarachas, que silba para esconder el terror de la ignominia de lo que hace, por el otro.
Es por eso que, la profesora Soriano afirma tajantemente que en la actualidad “lo privado” se hace cada vez más público; como lo demostraremos esa no es la corriente que observaremos en la Economía Política de la postmodernidad, donde ocurre todo lo contrario, “lo privado” privará abrumadoramente sobre “lo público” en lo que se refiere a los aspectos económicos en general, y a la nueva teoría del valor (que hay que inventar) para poder explicar el nuevo valor económico generado en una Economía Política postmoderna, el cual no puede ser explicado por las teorías del valor que la humanidad ha conocido en 26 siglos de historia de la cultura que se ha dado en llamar occidental, en particular.
2.      Yo voy a hacer uso de la abstracción y de la síntesis para restringir lo que pretendo desarrollar al campo exclusivamente económico de “lo privado” y “lo público” en una Economía Política postmoderna.
         A riesgo de repetir letanías, cosa que me veo obligado a hacer porque nado contracorriente, la sociedad occidental –y, por ende, planetaria- está en un proceso de tránsito desde una civilización que los filósofos hemos llamado moderna, a una nueva, emergente, en dolores de parto, que yo llamo postmoderna, debido fundamentalmente a la demolición de las categorías filosóficas que sostuvieron la modernidad para ser sustituidas por unas nuevas categorías filosóficas emergentes, sustitutivas de las anteriores, que como, también lo he dicho hasta el cansancio, se realiza mediante un proceso fractal, como sucede con las mareas, o, cuando manejando por una autopista nos encontramos inadvertidamente en una lluvia, la cual dejamos, para dejar de serlo, también imperceptiblemente, nunca sabemos cuándo empieza lo uno y cuando termina lo otro.
3.      Habiendo hecho estas advertencias, establezcamos las causalidades. Refiriéndonos a los efectos y no a las causas, para evitar difuminarnos en vericuetos complejos, inextrincables, que son de otro lugar.
         Hagámoslo como un acto de fe, como cuando creemos en Dios o no creemos.
         En la sociedad económica postmoderna, por lo menos, el 80% del valor económico generado en esas sociedades será consecuencia de tres subsectores económicos, que yo he distinguido como a) cuando todas las cosas hablen, b) la imagen, c) el trabajo inmaterial.
         Lo que pretendo ahora es, identificados y ligeramente explicitados, a la luz de ese análisis, develar la naturaleza de “lo público” y de “lo privado” en esa nueva civilización en lo económico, y contrastarlo con lo conocido, con lo real, con la percepción que tenemos de ellos a la luz de las categorías filosóficas que sostienen la actual civilización que fenece, que todos los filósofos hemos convenido en llamar “moderna”.
4.      La fuerza y fundamento del  nuevo factor económico generado en una economía postmoderna, y la única manera de construir una nueva teoría del valor que pueda explicarlo es yendo a los orígenes de causalidad de ese nuevo valor. Ese origen, esa fuerza primera o última, desde donde podremos explicarlo es a través de lo que se llama “venta de subjetividad”. Si usted es propietario de una fábrica de neveras y vende una o varias neveras, usted está vendiendo un bien económico, económico porque es escaso, que es producido de manera colectiva, aunque su utilización pueda ser individual o colectiva; cuando usted vende “subjetividad” la generación del valor económico de ese bien que llamaremos “subjetividad” es producido sólo, y sólo si, en la individualidad, estamos en presencia de una exacerbación del individualismo.
¡QUÉ CAPITALISMO ES ESE¡
         Vayamos en este momento donde me interesa ir, parece incontestable que en una Economía Política postmoderna, el valor económico generado se fundamentará en la posesión por parte de todos los hombres de unas facultades humanas, que son solo humanas, que no pueden ser colectivas en su estructura inicial, ni en la generación de un valor económico, ni en la fuente, ni en su fundamento; antes por el contrario, pertenecen a lo más profundo de la individualidad privada del yo.
         Se producirá un extraño proceso de inversión con lo que sucede en la modernidad. Paris Hilton montada en una motocicleta se espatilla con las piernas en “V”, mostrando sus pantaletas rosadas marca “Ricky-Picky”, que serán, a través de la imagen, mostradas a la totalidad de la población mundial por intermedio de los medios tecnotrónicos (televisión, cine, fotografía, prensa escrita, redes, medios digitales, etc), convirtiendo lo íntimo, “lo privado” en una cosa “pública”; pero “la imagen” que es lo que produce cientos de miles de millones de dólares a los dueños de las fábricas de las pantaletas “Ricky-Picky” es a través de ella, de “la imagen” como se produce – y lo que es más difícil de explicar – se expande, se multiplica, ese valor económico que pertenece más al territorio de “lo privado” que de “lo público”, porque la imagen es interiorizada a la profundidad de la consciencia, a esa caja negra interior, que no puede depender de “lo público”, sino que antes por el contrario, la operación, la conceptualización de esas facultades humanas pertenece de manera exclusiva a “lo privado”, desde donde se genera la incentivación de la acción humana, que es lo que produce ese valor económico, cuándo los millones de ciudadanos del planeta Tierra son movidos a adquirir unas pantaletas rosadas “Riqui-Picky”, como las que usa la Hilton, bien para su uso personal, bien como dación o regalo a la persona amada.
         Por ende, lo que veremos será un acrecentamiento, un exacerbamiento de la posesión privada individual de producir valor económico; ergo una manifestación abrumadora de la posesión de “lo privado” sobre “lo público”.
         Esa facultad de producir valor económico de manera individual no puede ser estatizada, no puede ser colectivizada, no puede ser confiscada, no puede ser expropiada.
         Lo que veremos será, un “CAPITALISMO MAÑANA”, “CAPITALISMO 3.0”, “CAPITALISMO HIPERINDIVIDUALISTA”, “LA NUEVA GRAN UTOPÍA LIBERAL”
Polo Casanova
clubcotoperix@hotmail.com

Aragua- Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario