viernes, 25 de marzo de 2016

RAFAEL GARCÍA MARVEZ, LA IMPERIOSA NECESIDAD DE CAMBIAR DE GOBIERNO

El país, que necedad decir lo que todos saben pero es indispensable volver sobre ellos para entrelazar las ideas, sí, quería decir que el país vive una situación de caos absoluto y peor aún con una tendencia irreversible y de hacerse más grave con el transcurrir de los días.

Y el pueblo venezolano como la sociedad organizada está consciente de ello y no privará ningún mecanismo de obstáculos como los del Tribunal Supremo de Justicia y su sala constitucional, la Contraloría, la Fiscalía, ni los jefes militares que también toman del tetero que alimenta los bolsillos de los corruptos “revolucionarios”.

Ni el control hegemónico de los medios de comunicación ejercido por intereses crematísticos de algunos zánganos que le deben lo que tienen a esta generosa tierra y otros funcionarios que no pueden ver un dólar porque pierden la chaveta.

El antídoto para combatir efectivamente todo el ventajismo grotesco del gobierno de Nicolás Maduro y sus adláteres, se lo comentaba la semana pasada al columnista Pablo Aure, está en realizar el trabajo de calle, en la protesta puntual, en la visita casa por casa, en el contacto con nuestros compatriotas pero no con cualquier compatriota, sino con absoluta preferencia por el más necesitado, el que nada tiene, los que viven en las zonas populares y son víctimas de todas las marramuncias y corrupción que se llevan a cabo desde las casas de Gobierno, y de nuestra parte insisto, con un mensaje  sincero y factible para sacarlos del hueco donde lo sumergieron los idólatras del dinero fácil.

No creo, mejor dicho, estoy seguro, de que la ausencia en las marchas convocadas por los sectores democráticos en las últimas semanas no se trata de la indiferencia de los venezolanos o que hayan perdido la fe y la esperanza en la salida definitiva de Maduro y del sistema de Gobierno que ha arrasado con todo, no, es que sencillamente los tiempos políticos de hoy son distintos a los de antes del 6 de diciembre del año pasado.

En otras palabras hay un pueblo ansioso, un pueblo asqueado, obstinado pero que no está dispuesto a participar en actos que no representen objetivamente un avance para la salida de la crisis.

La mejor demostración de que el número de venezolanos que quieren un cambio de gobierno para este mismo año se incrementa con el tiempo y el rechazo es mayor. Bastante más que en las votaciones parlamentarias pasada donde la oposición barrió al oficialismo en 19 o 20 Estados del país, hasta en el icono del chavismo  la parroquia 23 de Enero donde abiertamente fueron derrotados. Entre otros elementos, el más científico y convincente de lo que acabamos de plantear está en las últimas encuestas de opinión pública realizadas en las primeras semanas de este mismo mes de marzo, me refiero a las encuestadoras: Datanálisis, Ivad y Alfredo Keller y Asociados.

Las tres empresas coinciden, se aproximan bastante, en que 82% de los venezolanos quieren un cambio definitivo, tan solo 13% respondió negativamente y 5% se abstuvo de responder.

Rafael García Marvez
garciamarvez@gmail.com
@RGarciaMarvez
Carabobo - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario