miércoles, 20 de abril de 2016

CARLOTA SALAZAR CALDERÓN, COALICIÓN, ALIANZAS Y ALGO MÁS

Dentro de la complejidad de la política en la cual cada movimiento fija un rumbo a seguir, en base a objetivos, principios y metodología, está presente el tema de las coaliciones, alianzas o bloques, cuando diferentes movimientos no pueden solos y deciden unirse para vencer. En Venezuela existen dos posiciones políticas, macadas y contrapuestas; la del gobierno en el PSUV que según las últimas encuestas de Febrero 2016 de Datanalisis cuenta con un 32,6% en contraposición con la MUD el 15%, en la MUD se encuentran los partidos políticos: PJ 2.5%, AD 2.3%, VP 1.1%, UNT 2.6%... los  independientes con una posición verdaderamente sólida de un 45.1%. Esta realidad es producto del alejamiento de los partidos políticos con la sociedad venezolana. 

Pero lo que quiero significar que el PSUV está compacto, con todo y la crisis hospitalaria y de desabastecimiento, mientras que la MUD está fragmentada, en sus preferencias individuales, pero unidos en el objetivo de cambio de gobierno. Por ello, se habla de la necesidad de una gran coalición de unidad, donde confluyan partidos políticos e independientes.

Colaciones y alianzas muchas. En Argentina  en 1997 Carlos Menen obtuvo el triunfo y su reelección frente a los justicialistas, con la unión entre Unión Cívica Radical y el Frente País Solidario, así gana, con un 49% de los votos.  La más famosa y ejemplo en el mundo la gran coalición de centro izquierda en Chile, que ahora se está fragmentando, pero que en 1989 logró vencer a una de las dictaduras más feroces del continente la de Augusto Pinochet.  Así en Perú y en muchas partes del mundo se han puesto de acuerdo diferentes tendencias políticas que han lograr vencer a gobiernos autoritarios como el nuestro y lo han logrado.
Pero ahora necesitamos más que ganar unas elecciones y cambiar un Presidente por otro. Se trata de un sistema político y una forma de gobernar que debe cambiar también. La “unidad” debe estar en consonancia con el espíritu de los tiempos, ésa unidad exige ir más allá de un simple acuerdo de partidos o un pacto de gobernabilidad, que la postre nadie la sigue, ni la cumplen. Estos tiempos exigen incluir a una sociedad que ha sido maltratada por propios y extraños, para oírla y respetarla, para que juntos podamos construir una nueva realidad política, desde la honestidad, la transparencia y en compromiso, que la POLITICA sea implementada como una herramienta al servicio de la sociedad en su organización y fortalecimiento, la POLITICA como gestión para el beneficio de la gente y la solución de sus problemas.
Por ello, cualquiera de las vías legales y constitucionales que existen para cambiar al gobierno, entre las cuales  tenemos: la enmienda constitucional propuesta por la Causa radical, el Revocatorio del Mandato iniciado por Primero Justicia, el enjuiciamiento por la nacionalidad presentado por personalidades nacionales, la aplicación de la Cata Democrática por parte de la OEA, la iniciativa nacional constituyente a través de un proyecto país presenta y liderada a nivel nacional por Enrique Colmenares Finol (MID) y además la que podemos hacer cada venezolano en su casa o en las esquinas con un letrero que diga “RENUNCIA”, todas válidas, todas constitucionales, pero, nada más y nada menos, que con cuatro (4) Poderes Públicos en contra, en especial el Poder Electoral y el Legislativo, a través del Tribunal Supremo de Justicia, que están total y absolutamente controlados por el PSUV; serán efectivas sólo en “unidad”. Así que cualquier alianza, coalición o pacto de “unidad” requiere la inclusión de “todos” los sectores.
Esto lo digo como un alerta porque los cogollos de los partidos políticos, ciegos y sordos, están manejando sus acuerdos y componendas, su maqueta electoral, dividiéndose el país, desde Caracas, como siempre, para luego atropella a los sectores independientes. Esto no lo podemos, ni lo debemos permitir. Por lo tanto, coaliciones, alianzas sí, pero con inclusión y respeto, en primarias, dónde cada quien se cuente internamente, para saber con qué cuenta, ése es el “algo más”.
Carlota Salazar Calderón
carlotasc@gmail.com
@carlotasalazar

Anzoategui - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario