domingo, 30 de abril de 2017

ARTURO MOLINA, EXPEDIENTE ABIERTO

EL AGUIJÓN

El Golpe de Estado adelantado por el régimen de Nicolás y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), a través de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) contra la Asamblea Nacional (AN), y que fuera denunciado por la oposición, ha generado reacciones en el oficialismo de diversa connotación, y pareciera han entrado en estado de conmoción, al emitir órdenes y opiniones fuera del contexto de la Constitución Nacional, pretendiendo obviar la realidad que se vive en la calle. 

Los 26 días de protestas pacificas y constitucionales convocadas por la oposición para exigir al régimen y el PSUV el respeto a la decisión de más de 14 millones de venezolanos el 6D 2015, arroja un saldo de 29 muertos en el territorio nacional, en su mayoría son el resultado del exceso en la represión implementada por el oficialismo, al permitir que grupos paramilitares participen en la masacre contra los ciudadanos, quienes disparan armas de fuego y asesinan impunemente, al igual que lo hacen efectivos de la Guardia Nacional (GN), al consentirles accionar sus armas de reglamento a corta distancia y de frente contra los manifestantes, generando muertes y repudio de la sociedad venezolana.

Se han sumado irresponsablemente al atropello del tirano, los Gobernadores de Estado afectos al oficialismo, quienes se encuentran ILEGITIMAMENTE ejerciendo esas funciones, y ante la ausencia de vergüenza ciudadana hablan de paz para intentar manipular a sus escasos seguidores, pero la realidad es que son propiciadores de la violencia y pretenden esconder su responsabilidad por la vía de Decretos Írritos para negar el derecho a la protesta, violando lo consagrado en la Constitución Nacional. En su momento tendrán que rendir cuentas a la institucionalidad de la justicia en la nueva Venezuela por venir. 

La protesta pacífica y constitucional para que se produzca la destitución y encarcelamiento de los “magistrados” propiciadores del Golpe de Estado contra la AN y la libertad de los presos políticos, sigue en la calle. El derecho a la alimentación, vida, libertad de expresión y libre elección, no admite canje ante la arbitrariedad del dictador. Ejemplo de ello, la acción emprendida frente al Palacio de Miraflores, por la actriz venezolana Amanda Gutiérrez exigiendo el respeto por la vida, y que  pudiera ser emulada por otros ciudadanos asqueados del tirano.

La muerte de los venezolanos, quienes han entregado sus vidas a favor de la Libertad no quedará impune. Son héroes que la historia se encargará de reivindicar. Los ciudadanos han dado su aporte a favor del sistema de libertades. La juventud ha ofrendado su vida. El expediente está abierto para los asesinos de la patria.

Josue Arturo Molina Suarez
jarturomolina@gmail.com
@jarturoms1
Tachira - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario