martes, 18 de abril de 2017

JOSE GUZMAN, EL CASO VENEZOLANO, DESDE ESTADOS UNIDOS

ALEA JACTA EST

La comunidad  mundial y en especial la iberoamericana, así como los organismos internacionales, y mas reciente las  autoridades estadounidenses, vienen observando con enorme preocupación el desenvolvimiento de los sucesos políticos, económicos y militares  que ocurren en  Venezuela, y  en paralelo la  actuación del régimen de cara al agravamiento a limites extremos del coas  político, económico y militar interno  reinante. 

Mientras  este drama ocurre , quienes se  mantienen en el  manejo  ilegitimo del Estado y del control de los escasos recursos financieros del país,  no dan repuesta alguna para buscar  al menos el  inicio de  una salida para detener    los males que azotan perversamente  a la sociedad.

Su oferta , de cara a un país destruido es   reprimir con violencia  con las armas militares y policiales a quienes manifiestan en las calles amparados por el Art. 350 de la Constitución,  que solo   piden la restitución del orden social y democrático, así como  el detener el carro devastador  que impulsa el régimen en una estrategia trazada desde la Habana, que  desde 1999 y mas profundamente desde la asunción al poder de Nicolas Maduro como heredero del Hugo Chavez   ha destruido casi en su totalidad de  la existencia de la república civil,y   mantienen envuelto el país en un desastre nacional,  en una hambruna y deterioro de la salud alarmante, una situación   que raya en  lo delictual, mientras  en Venezuela no pasa nada. Mas lo que se observa es  que existe una  connivencia falaz  con una llamada oposición colaboracionista, sin liderazgo alguno,  que   hasta ahora ha servido solo  para sostener el régimen sobre las cenizas de la nación, convertidos en cómplices del régimen.


De cara a este  sostenido caos institucional.   en materia  salud publica, de hambre, de violencia y de carecer de todos los bienes fundamentales para tener algo de bienestar  social,  la sociedad global  es  azotada por una inflación del 1.000 % acumulada en los últimos 10 meses, de una economía devastada, de un aparto productivo absolutamente destruido, destruida PDVSA que hacia el sueldo de los venezolanos, desarticulada la agricultura y la industria nacional  y de un Estado quebrado fiscalmente, sin recurso financieros porque los malversaron y dilapidaron una gigantesca suma cercana a los los dos billones de dolares americanos, en fin, un país que  mayormente desde el 2013 que Nicolás Maduro mediante un golpe de estado propinado el 10 de enero de ese 2013 asume el poder y se convierte en el procónsul cubano en este país.  

El régimen como toda dictadura solo anuncia que solo  a balazos los sacaran del poder, sin darse cuenta que están encaramados sobre  un país destruido y  que bien ellos y sus colaboracionistas  saben que no va a llegar a las pretendidas  elecciones del 2018, cabalgando sobre la cenizas de un país y sus miserias   y en ese propósito están contuberniados   los llamados dirigentes de la MUD,C.A  los  socios del PSUV,C.A , luego que negociaron el referendo revocatorio.

Solo es cuestión de tiempo, para que se desplome e implosione el régimen cívico militar  como  le ocurrió a la llamada  IV  república en las elecciones presidenciales  de 1998, pero ahora bajo una forma diferentes a aquella,   en medio  de  su propio caos, y el tsunami político que va a ocurrir, sin la menor duda,  arrase con todos esta ignominiosa. realidad y con quienes mantienen esta  perversa realidad.

Jose Eduardo Guzman Perez
guarauno2000@gmail.com
@guzmanperez1
Estados Unidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario