jueves, 24 de marzo de 2016

PEDRO CORZO, WASHINGTON Y LA HABANA

La visita del presidente Barack Obama a Cuba obliga a un examen apresurado de la forma en que ambos gobiernos han tratado sus diferencias de más de medio siglo.

Estas dos capitales representan modelos ideológicos, políticos y sociales antagónicos, sin embargo, no significa que sus respectivos pueblos sean enemigos,  como han sido sus líderes por décadas, a pesar que desde La Habana se instrumentó una política de estado contra Estados Unidos y lo que representa.

La enemistad entre ambos gobiernos estuvo signada por la violencia. La Casa Blanca se empeñó en destronar a la dinastía de los Castro  pero el Clan de Biran, aun antes de llegar al poder, había manifestado que su verdadero enemigo sería Estados Unidos, en cuanto triunfara la insurrección.  

Si Washington instruyó, armó y financió operaciones militares contra la dictadura castrista, sus enemigos de Cuba apoyaron de diferentes maneras a todos los grupos anti sistema que operaron en ese país, entre ellos, los Panteras Negras, Los Macheteros y los Weatherman, por solo mencionar  unos pocos de una larga lista.

Washington también fomentó fórmulas para contener el expansionismo castrista. Decretó un embargo como política de contención y dictó leyes con el objetivo de reducir la capacidad de acción de la dictadura insular.

Aunque a algunos no les gusta rememorar el pasado, Cuba fue  la plataforma militar soviética más importante en el exterior, base de submarinos, de espionaje y varias instalaciones de misiles con capacidad nuclear para destruir ciudades estadounidense.

Los Castro a consonó con sus intereses y en el marco de sus planes de ser uno de los protagonistas de la Guerra Fría, auspició una política de subversión en todo el hemisferio con el objetivo de dañar los intereses de Estados Unidos y el establecimiento de gobiernos aliados que también confrontaran con la nación del norte.

Los proyectos subversivos castristas se implementaron en  diferentes lugares del mundo, África y Asia en particular. Ejércitos mercenarios cubanos ocuparon países africanos. Cuba fue taller para entrenar terroristas de la ETA y del IRA irlandés,  también a Tupamaros y narcoterroristas de las FARC.

Es evidente que entre ambos gobiernos hubo grandes diferencias, intenciones de mutua destrucción, se espiaron y conspiró abiertamente el uno contra el otro, mientras, en  foros internacionales aireaban ácidamente sus diferencias

Sin embargo, desde el principio del diferendo hubo un notable  contraste entre la actuación de Washington y La Habana.

El ejecutivo estadounidense no gestó en su pueblo una política de odio contra Cuba. No orquestó campañas en contra de la música de la isla, tampoco contra otras expresiones de arte y cultura, ni organizaban marchas, protestas y conferencias para desacreditar los valores de la sociedad insular.

Por parte de La Habana, como dijera Ernesto Guevara, "el odio como factor de lucha, el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una eficaz violenta, selectiva y fría máquina de matar, nuestros soldados deben ser así, un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal", fue la consigna y la actuación oficial.

Fue el gobierno cubano quien ordenó el derribo del monumento al acorazado Maine, una intensa campaña contra la música, el arte y los productos que se fabricaran en Estados Unidos, quien acusó a todos los que se enfrentaban al régimen de agente de CIA, una manera de responsabilizar ante el pueblo, al vecino del norte porque  hubieran conflictos en el isla.   

El slogan, "Cuba sí Yanquis no", repercutió por décadas en todo el país. Correspondencia con allegados en Estados Unidos era un delito no codificado, pero si factor para ser discriminado en la sociedad castrista. Fue el régimen quien inventó las Marchas del Pueblo Combatiente y la Tribuna Antiimperialista frente a la sede diplomática estadounidense.

El individuo que tenía un familiar en el extranjero, en particular, Estados Unidos, no era de fiar. Al respecto una colega comentaba hace unos días que por los ochenta una tía visitó Cuba y que esta le preguntó por qué no conversaba con ella, a lo que respondió, "tía a nosotros nos enseñan en la escuela que todos los que viven en su país, son nuestros enemigos"

El régimen nunca cejó en su aspiración de destruir a Estados Unidos, solo que su ineficiencia absoluta en la gestión económica, la creciente frustración de la población en el modelo de gobierno que le impusieron, sumado al fin de los subsidios de la Unión Soviética y el riesgo de perder las regalías del chavismo,  ha determinado que el enemigo de ayer sea el amigo del presente, con el fin de hacer los cambios que necesarios,   para que lo importante siga igual.

Pedro Corzo
pedroc1943@msn.com
@PedroCorzo43
Periodista de Radio Marti

Estados Unidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario