jueves, 14 de abril de 2016

ANGÉLICA MORA, LOS MÁS PERJUDICADOS, APUNTES DE UNA PERIODISTA DESDE NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS

Prohibido olvidar: Armando Sosa Fortuny, Ernesto Borges y Humberto Eladio Real Suárez

En el regreso a la Era del Hielo entre Cuba y Estados Unidos, los más afectados han sido los presos políticos y sus familiares, que aunque no esperaban grandes noticias luego del acercamiento, por lo menos creían que a la larga se podía llegar a algún tipo de acuerdo como lo fue obtener la libertad para el espía cubano Rolando Sarraff Trujillo, acogido hoy al Plan de Protección de  Testigos de los Estados  Unidos.

Se esperaban trámites parecidos para el resto de los presos olvidados, como Ernesto Borges, que podría haber sido intercambiado por Ana Belen Montes, analista de inteligencia en el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y quien espió a favor del gobierno de Cuba
También se podría haber  logrado la libertad para Humberto Eladio Real Suárez  y Armando Sosa Fortuny, Jesús Rojas Pineda, Miguel Díaz Bauzá y José Ramón Falcón Gómez, entre muchos otros.

Es difícil contabilizar el número exacto de presos políticos encarcelados en Cuba. aunque organismos locales e internacionales han trabajado para obtener una cifra lo más precisa posible.

Se estima que habría unos 55 prisioneros condenados y encarcelados por ser miembros de movimientos opositores, postularse en contra del gobierno de la Habana o haber tratado de liberar a Cuba de la dictadura de los hermanos Castro.

Son reos de conciencia encerrados, aislados durante decenas de años, muchos sin haberse probado su culpabilidad o sin revisión de sus condenas, a pesar de que la ley asi lo demanda. Varios han sido acusados de delitos comunes para borrar de los expedientes la lucha por la que fueron encarcelados.

Sus familiares no descansan para tratar de que sus casos no se olviden en medio de la rutina diaria:  Raúl Borges, padre de Ernesto Borges, operado a corazón abierto no descansa y concurre a todos los organismos posibles y marcha todos los domingos para que su hijo no sea olvidado.

  Graciela Díaz Suárez, madre del preso político Humberto Real, tiene tras si el hostigamiento constante de la Seguridad del Estado debido a que visita a su hijo en la prision Kilo 8 de Camagüey.

Por todo esto, a todos ellos no hay que olvidarlos nunca.

Angelica Mora
angelicamorabeals@yahoo.com
@copihueblanco
Nueva York - Estado Unidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario