lunes, 18 de abril de 2016

DOMINGO ALBERTO RANGEL, LA FIFA, OBAMA Y LOS PAPELES PANAMEÑOS

La filtración panameña es una revancha de Obama a quien le metieron el dedo en el ojo con Wikileaks pero todo comenzó en el futbol

¡A los ingenuos que se frotan las manos a raíz de la mayor filtración de datos sobre famosos y políticos, que esconden sus haberes, mal o bien habidos, algo redundante en esta sociedad regida por las reglas del espectáculo, llena de choros y delincuentes, y me refiero al escándalo que en la historia será conocido como los “Panamá Papers”, este escribano les recomienda que abandonen toda esperanza, tal como supuso Dante que le ocurría a las almas una vez atravesadas las puertas del infierno!

Pierden el tiempo quienes suponen que pronto le pondran los ganchos a Mauricio Macri, pero también quienes esperan que los administradores de PDVSA den la cara y mucho menos devuelvan el dinero robado.

Sólo la inocencia, campo fértil para las boberías que la polarización mete en las mentes de sus militantes, podría creer que han sido periodistas independientes quienes pacientemente juntaron los trapos sucios de la corrupción mundial escondida en Panamá.

Para llegar al origen de esta madeja de pudrición hay que retroceder en el tiempo hasta otra famosa filtración: ¿Se acuerdan de Wikileaks?

No cabe en esta nota apretada explicar lo que significó Wikileaks más allá de dos asuntos poco señalados en la prensa, que por muchos motivos es superficial: Uno, que aquella filtración de datos comprometedores se origina en que un patriota estadounidense, molesto por la manera inconstitucional con que el gobierno yanqui espiaba no solo a sus ciudadanos, sino a mandatarios aliados, decidió sacar a la luz pública una montaña de documentos secretos a los que Edward Snowden, el nombre del patriota ahora asilado en Moscú, tenía acceso como programador del NSA.

Y dos, que aquella filtración fue un dedo en el ojo del gobierno estadounidense al punto que desde ese día en USA tuvieron que ponerle límites a los espionajes electrónicos en ese país porque allí las instituciones funcionan y el equilibrio de poderes también.

Como era de esperar los yanquis, ahora liderados por Barak Obama, quien poco a poco está rehaciendo el liderato mundial de su país, comenzando por el finiquito del pleito con los hermanos Fidel y Raúl Castro, jugada de gran alcance, diseñada para ponerle coto a chinos y moscovitas en el continente americano, no se iban a quedar de brazos cruzados.

La paciente y elaborada revancha de Obama comenzó por un objetivo aparentemente fuera de la política:  Digamos que los yanquis atacaron primero a la ultra podrida dirigencia de la FIFA, institución que durante años se negó a otorgarle a USA la sede de un mundial.

A este punto es bueno recordar que el gobierno estadounidense jamás le pagará comisiones millonarias a la podrida dirigencia de la FIFA para que les otorguen la sede del campeonato mundial.

Además a los yanquis les parece –y con razón- que es un insulto a la inteligencia  otorgarle mundiales a países desordenados, sin estadios y afición, como Sudáfrica o Catar, o donde el terrorismo anda por la libre, como Rusia, y por el contrario negar la sede al país que tiene la mejor infraestructura deportiva del mundo, la gente dispuesta a pagar los altos precios de las entradas y que además tiene las compañías que financian el tinglado donde una vez se mecía cual trapecista maese Esquivel, ahora juzgado bajo fianza en Nueva York.

¿Un país que intenta recobrar su puesto en la jefatura del mundo occidental podía aceptar mansamente que la podrida dirigencia de la FIFA le otorgará mundiales a Rusia, el país que le dio asilo a Edward Snowden y a Catar, donde tendrán que jugar en el invierno porque las temperaturas alcanzan los 50 grados centígrados en verano, luego del pago de jugosas comisiones, en vez de reconocer que el futbol mundial vive de la propaganda de Coca Cola, Visa, Mc Donald´s y Nike… compañías yanquis?

Eso explica que en la listica de los honestos tinterillos Mossack Fonseca, aparezca el nombre de Mauricio Macri, no por político sino por estar asciado, junto a su familia al malandraje de la FIFA que en nuestro país se llama FVF.

Pero también los “Panamás Papers” intentan ser un golpe directo al ojo de la izquierda mundial.

El más notorio de los gobernantes que a la vez fungen como empresarios que esconden churupos mal habidos tenía que ser Vladimir Putin, a través de sus muy honestos asociados. ¿Quién más?

A Putin y a los militares venezolanos, que aparecen a cada rato en los papeles panameños, los acompañan otros socialistas hipócritas como el cineasta Pedro Almodóvar que hace películas con dinero del fisco español y esconde sus haberes para dejar de pagar sus obligaciones impositivas... con las que paradojicamente se nutre el Fondo Español Para la Cultura Cinematográfica.

Pero también aparecen en esa lista de vagabundos los muy honestos administradores de PDVSA y otros venezolanos que ya tendrán oportunidad de salir acompañando los financistas de Keyko Fujimori, a un ministro de Hollande y hasta periodistas venezolanos, radicalmente opositores, porque la hipocresía no es monopolio de los Bolichicos ni son estos pajarracos los únicos supuestos adversarios de Nicolás Maduro que a la vez han participado en los robos y vagabunderías a las que nos tiene acostumbrados el bolivarianismo.

Llama la atención por otra parte que entre los deportistas y estrellas del espectáculo señalados en la filtración no aparezcan peloteros estadounidenses.

¿Cómo así, diría un cachaco?

Simple: En ese país donde manda Obama, el pago de impuestos sigue siendo sagrado y los equipos descuentan la parte del Tio Sam antes de pagarle al interesado. A diferencia de las muy corruptas sociedades europeas y latinoamericanas donde sigue prevaleciendo la cultura “del vivo”.

Si me preguntan qué va a pasar, contesto: Nada.

Al menos nada en nuestro país, donde hermanados por la corrupción encontramos a militares chavistas de bajo perraje y Bolichicos de la rancia oligarquía. Tampoco pasará nada en Argentina donde es cierto que las instituciones no están secuestradas y a Macri le abren juicio, pero para pbligarlo a negociar con Cristina y montar un escandalete.

Maduro ofrece apoyar la investigación, como siempre, pero ni puede ni quiere.

Más serio en su apreciación fue el presidente Obama quien palabras más, palabras menos, dijo: Los archivos del bufete Mossack Fonseca posiblemente no tengan nada ilícito, pero no es correcto que solo quienes tienen dinero para pagar abogados costosos y paraísos fiscales, puedan evadir sus obligaciones, a diferencia de los estadounidenses comunes y corrientes que tienen que pagar sus impuestos completos.

Yo añadiría que ese tipo de sinvergüencerías ocurren cuando el estado oprime a la sociedad, con altísimos impuestos, caso Europa, o con cantidad de barreras que favorecen la corrupción como es el caso de nuestro socialismo vernáculo.

Domingo Alberto Rangel
doalra@yahoo.com
@DomingoAlbertoR
Liberal

Miranda - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario