lunes, 25 de abril de 2016

JOSE ERNESTO PONS, EL POPULISMO EN MATERIA DE SEGURIDAD CIUDADANA

La seguridad ciudadana es uno de los temas recurrentes en el discurso de los candidatos y gobernantes; sin embargo, no ha sido un tema de debate. La inexistencia de discusión política responde principalmente a la ausencia de propuestas y estrategias para prevenir y disminuir la diversidad de violencias que el concepto de seguridad ciudadana pretende abordar.

Para los aspirantes a la presidencia, la seguridad ciudadana se agota en los problemas de la seguridad pública y delincuencia, lo cual, de partida, es una reducción conceptual. Más allá de la pobreza teórica de las visiones de seguridad ciudadana que manejan los gobernantes y candidatos en sus propuestas de campaña, es preocupante que la mayoría de ellos no haya expresado una posición clara frente a cuestiones fundamentales del sector seguridad pública y ciudadana. Hoy en Venezuela fundamental.

Los discursos presidencial, en lugar de proponer políticas para enfrentar los problemas institucionales en alianza con las demás estructuras del Estado (sea reestructuración, desmilitarización, democratización y trabajo conjunto), afirma que se entregarán más recursos para mejorar la capacidad de la policía. Esto en pocas palabras significa que gane quien gane se terminará aumentando la fuerza represiva del aparato de seguridad del gobierno; lo cual aparentemente no sólo es innecesario sino que es perjudicial para el mejoramiento de la seguridad ciudadana.

Los enunciados políticos de los candidatos y gobernantes denotan que poco saben del asunto, las formas tradicionales logran volver a ser utilizadas y en materia de rehabilitación social son nulos o desinformados. Ninguno ha propuesto una política pública de cambios, basados en enfoques novedosos al extremo que la reinserción social y laboral de la gente encarcelada, cada día se convierten en jugadas magistrales de mafias, como de nacimientos de nuevos pranes bien organizados en el país.

Los resultados se ven a simple vista, el discurso privilegia la construcción de más cárceleso grande clubes de paranes; sin considerar que la prisión no es una solución al problema de la delincuencia; por el contrario, agrava y general generan más violencia.

Ninguna institución de la actual administración, menos los gobernadores y sus secretario de seguridad, como menos los alcaldes y sus Cámaras desean que el tema los chispee. Hay una profunda necesidad de redefinir la política criminal del país. Por ejemplo, lo que se ha logrado de hecho un “Estado de Excepción Permanente•, pero el tema no fue ni es  discutido en los debates del actual estamento político venezolano sea el GPP o La MUD.

El discurso represivo en materia de seguridad ciudadana; incluso, en algunos casos la oportunidad de escuchar a expertos se ha obviado y se ha teñido de signos de populismo perverso donde nuestras juventud, sus familias y las comunidades pagan la consecuencia de tales estragos de la ignorancia de este sector.  Sumemos un esfuerzo creador y una reconciliación practica.

Jose Ernesto Pons Briñez
joseponschene@hotmail.com
@joseponsb
Mas Zulia
Zulia – Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada