sábado, 9 de abril de 2016

NEURO J. VILLALOBOS RINCÓN, ADIÓS REVOLUCIÓN

 “La revolución comienza como promesa, se disipa en agitaciones frenéticas y se congela en dictaduras sangrientas que son la negación del impulso que la encendió al nacer.” Octavio Paz
En el más reciente estudio del Instituto Venezolano de Análisis de Datos (IVAD),  los resultados revelan cifras muy contundentes. Veamos algunos: 1. La gestión de gobierno es calificada de regular a pésima por un 69.8% de la población. El 73% no confía en que este régimen pueda resolver los problemas más acuciantes del país como lo son el desabastecimiento y la escasez que un 40.7% considera que es lo que más le afecta; el 21.2% considera que es el alto costo de la vida y el 16.9% la inseguridad. El 71.3% de la población cree que las nuevas medidas económicas tomadas no solucionarán sus problemas, en consecuencia, el 61,2% estaría dispuesto a revocarlo. Casi las dos terceras partes quieren salir de esta tragedia que se ha dado en llamar revolución.

En algunos países desarrollados, cuando un funcionario público es señalado o descubierto por cometer actos deshonestos, renuncia, y en algunos casos, se suicida. Es una cuestión de honor. Aquí por lo contrario, los actos de corrupción y delincuenciales son credenciales de mérito para rotar por varios cargos del más alto nivel y hasta se  condecora a quienes los cometen. Otros llegan a integrar la más alta magistratura y a formar parte del poder moral.  Por eso venimos insistiendo que no sólo es la quiebra económica lo que nos afecta, sino la quiebra moral lo que nos hace más daño.
Es necesario alertar porque por allí andan algunos artífices del desastre nacional, desalojados del poder, que se asoman como paladines de la ética, la justicia y la eficiencia; denunciando y señalando los desaciertos y desafueros del régimen. Aparecen como opuestos a él, pero, no reniegan de su origen, que es la causa fundamental de la postración ética de la nación. Una cosa es que se permita y hasta se propicie el acercamiento  con quienes desde el sector del chavismo no tienen arte ni parte en este desbarajuste y otra cosa es pretender que se lleguen a acuerdos para manosear la justicia con el fin de poner a salvo a los culpables de esta aberración histórica.
El seis de diciembre pasado conquistamos un espacio  importante para el ejercicio de la democracia, hoy el pueblo reclama que la situación se torna intolerable, su desesperación está llegando a límites inaguantables y su subsistencia se hace cada vez más precaria. El caos está a la vuelta de la esquina y el régimen se muestra inconmovible, paralizado, alucinado. Ante este cuadro nacional, el 80.3% de la población clama por un cambio en la conducción del país. Está esperando que despidamos al chofer y que digamos definitivamente adiós a esta  falsa   y mal llamada revolución.
Neuro Villalobos
nevillarin@gmail.com
@nevillarin
Zulia - Venezuela
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario