domingo, 15 de enero de 2017

ANTONIO JOSÉ MONAGAS, EL DESTAPE DE LA LOCURA

VENTANA DE PAPEL

Si bien es posible de alguna forma asentir algún mínimo esfuerzo por ordenar la obstruida funcionalidad del país político-económico, también deberá admitirse que con la decisión del nombramiento del gabinete, hecho éste ocurrido el miércoles 4 de Enero, 2017, a manera de regalo de Reyes Magos, las posibilidad de reconciliación que venía animándose, aunque con evidente debilidad, se vino a pique. 

Lejos de haberse tomado un giro en la conducción del país que diera como resultado el inicio de un tímido cambio que generara la paz de la que tanto habla cada discurso presidencial, las condiciones se invirtieron. O mejor dicho, regresaron a un punto en el cual la inflexión es nula o negativa. 

Y no puede ser de otra forma, toda vez que los nombramientos recayeron en personas no sólo precarias en ideas de reconstrucción de la democracia perdida. 

Peor aún, precarias en iniciativas para enfrentar juntos, como país nacional, los retos de la reindustrialización, el llamado de la unión, la incidencia de una incertidumbre mal definida y los desafíos de una crisis que afecta a todos por igual. O al menos, así pareciera. 

El inicio de 2017 se ha dado entre decisiones asumidas con el mayor desparpajo posible. Con la mayor saña posible y el resentimiento más encendido. De hecho, el nombramiento de los nuevos miembros del Poder Ejecutivo, es expresión de todo un diseño retorcido de lo que estos gobernantes han entendido como “gestión de gobierno”. O sea, ejercer el poder con los recursos que les provee el resentimiento, el odio, la venganza, el sectarismo y la retrechería. Indistintamente de si ello apunta a la “radicalización de la revolución” o la “cubanización de Venezuela”, el problema seguirá fundamentándose en el establecimiento de un régimen autoritario, totalitario, arbitrario y despótico. O sea, un gobierno dictatorial. Es decir, el destape de la locura. 

Decisiones apresuradas, casi siempre son garantía de fracaso. Y en política, este problema sigue minando el camino hacia la consecución de respuestas signadas de la armonía necesaria que demanda el desarrollo de los pueblos.

Antonio José Monagas
antoniomonagas@gmail.com
@ajmonagas
Merida - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario