domingo, 20 de marzo de 2016

JUAN DE DIOS RIVAS VELÁSQUEZ, RECOGER FIRMAS ¿PARA QUE?

Debía escribir sobre derechos sociales y lucha reivindicativa. Pero al ver las maromas equilibristas de los mal llamados lideres musitas y su necedad de aferrarse a correr la arruga (mientras siguen enchufándose) “el quítate tu para ponerme yo”, al igual que los rojos-rojitos.

Mientras la gente sigue angustiada, comiéndose un cable, muriendo de mengua a mano del hampa, mafias y escases de medicina. Por lo cual es lógico que deba surgir la resistencia e intransigencia de los venezolanos “irreverentes e indignados” que se niegan a estar firmando pajuatadas distraccioncitas para que la corrupción, la escasez, los pobres salarios, las muertes y atracos continúen su camino indetenible hasta el 2017 y 2018, sin dejar de hacer elecciones de gobernadores, las de los dos alcaldes metropolitanos y diputados a las Asambleas Legislativas y Concejales Metropolitanos. Ya oirán y leerán los discursos ofreciendo más engañifas y caramelos de cianuro “para agarrar incautos” con su voto y recoger dinero. ¿Dónde está la Paz, Trabajo y Bienestar?

Sinceramente la solución “por ahora” no está en recolecciones de firmas y en enmienda, todas esas vías se estrellaran contra un TSJ (in) Constitucional y las desesperadas maniobras por aferrase al poder y al dinero corrupto o no. Pensar que Maduro va a renunciar es un dislate y una mentira, él puede decir que renuncia si renuncia todos los Gobernadores, Alcaldes y Diputados (argucia de salida política propia de estos tiempos). Entendamos la impolítica sigue haciendo de las suyas, ahora más que ayer.

Venezuela en manos socialistas “PSUV y MUD” no funciona “eso lo saben todos los venezolanos”. Lo que hay es un mal gobierno crónico y contaminado, el cual campea en todas las realidades del Estado, pero también en Gobernaciones, Alcaldías, Asamblea Nacional, Consejos Legislativos y Concejos municipales. ¿O es que acaso hay una excepción? Por eso el 70% de los venezolanos quieren y se suman a un cambio evolutivo tangible, para poner orden, rescatar el hilo constitucional, lograr autonomía moral y ética de los poderes públicos, en especial del TSJ. Es ahí cuando la profética reflexión del Libertador tiene vigencia hoy más que nunca “Todo mal lleva engendrado el principio de su propia destrucción” ¿Cómo se da eso hoy? Por putrefacción del estado arrogante, totalitario, inepto, lleno de mafias corruptas y guisadoras. Ese socialismo del siglo XXI es de lo peor, son socialista malignos, que dañan por igual a opositores y “revolucionarios”. Así surgieron los de marea socialista y la amplia disidencia de chavistas que reclaman a Maduro les cumpla con el Plan de la Patria. Leer para creer y oír a los “camaradas”, para saber que su fin está cerca “a pesar de la MUD” y los flojos de espíritus. La batalla por gobernaciones será a muerte y decisoria para impulsar gobiernos para el bien común y no del gobernador.

Por humanismo cristiano, es necesario hacer un paréntesis. Queremos ser solidario con los venezolanos pobres, sin vivienda, sin estudios, con malos servicios públicos, con mala salud y educación, con los que le ha tocado salir de Venezuela en busca de Paz, Trabajo y Bienestar y se aventuran a sufrir vejámenes de los malos diplomáticos y funcionarios venezolanos enchufados en esos cargos. Necesitamos y requerimos un Estado que sirva y un gobierno de emergencia, el cual debe enfrentarse sin cálculos politiqueros, vivezas oportunistas y a la psicología o amenazas de guerra civil. Eso no lo queremos la mayoría los treinta millones de venezolanos (resten la nomina de empleados de confianza, de la cúpula, comandos militares y enchufados en Gobernaciones y Alcaldías), es preferible el caos infernal de hoy, que matarnos entre hermanos con una guerra civil. Dios salve a Venezuela.
        
El cinismo del régimen y la MUD están golpeando con contundencia el ánimo y el espíritu del venezolano, hay un recurrente curanderismo permanente en la manera de abordar temas palpitantes, de interés nacional y de profundo sentimiento en la población, con énfasis y perjuicios para los desposeídos, los sin techo y los desempleados, los cuales están a merced de la alta inflación y escases. Es molestamente evidente y patético que algunos de los políticos más pantalleros “no quieren ser los pedagogos de la Patria”, “solo les interesa ser los ricos del desastre”.

Las enseñanzas de valores y principios les resbalan y no le son útiles en sus bastardos y sistemáticos intereses económicos y de poder. Para ellos primero son ello, después son ellos y en tercer lugar son ellos. Los demás no contamos y no valemos ¿entonces que hay que hacer? El sentido común indica que una cosa es ser pasivo y otra cosa es ser activo. Las experiencias históricas nos indican que sin acción, organización y movilización no derrumbaremos jamás “el muro del cinismo”, no venceremos el miedo a la opresión y no construiremos la nueva Venezuela.

Lo importante, valido y trascendente es buscar a “gente nueva y decente” para que ejerzan su derecho ciudadano de ser candidatos a integrar un gobierno de UNIDAD NACIONAL O CONCERTACIÓN que SALVE A VENEZUELA en paz y respeto de unos por otros. Esto así no debe continuar, porque hay que calarse ese uso y costumbre de proceder político indecoroso, jamás respeta leyes, reglas, equidad, principios éticos y menos morales, su habito es dividir, amenazar, chantajes y encogollarse para obtener ventajas, apropiarse de los valores electorales “cuantitativo y cualitativos de los demás”, no reconocerle a nadie sus réditos y plusvalía política, social y profesional. La formación de grupos de intereses y privilegios políticos y económicos es inaceptable y eso pasa en la MUD y GPP, ahí se violenta, utiliza y traiciona los acuerdos unitarios y se engaña (de diversas formas) a los demás partidos opositores, oficialistas y a los venezolanos que votan por la oposición o el oficialismo. Ahora la oposición está dividida en la forma de resolver la crisis, pero también en los oficialistas se padece de la misma enfermedad ambiciosa e incoherente. 

         El cinismo sigue y el país agoniza en la impudencia, la obscenidad descarada y la falta de vergüenza a la hora de mentir o defender acciones que son condenables. Por ejemplo: “El cinismo de presentar varias alternativas “al mismo tiempo” para salir del Presidente Maduro es de asco, al intentar confundir voluntad política con escaramuza de intereses; por otra parte en sus “cadenas cínicas” el Presidente dice que lucha para acabar con la ¿guerra económica? para favorecer a los pobres y los trabajadores, y en la práctica es mentira, permite que sigan los bachaqueros enchufados, las mafias de militares trajinando, traficando productos y bienes, se concreten despidos de los organismos públicos y empresa privada, conculca o sabotean las contrataciones colectivas y han condenado a la clase trabajadora a salarios y reivindicaciones miserables. Las grandes mayorías de venezolanos no tienen cómo y con que comprar nada, el dinero no tiene valor para comprar apartamentos, carros y artefactos del hogar. Hoy somos un pueblo pobre e infeliz.

En Venezuela solo son ricos la nueva oligarquía (dueña del Country Club, La Lagunita, etc., etc.) burocrática, los Vicepresidentes, los Ministros, los altos Funcionarios y Políticos de la elite del Psuv y algunos socialistas opositores (antes eran pobres y ahora son ricos), ellos son un ejemplo del cinismo más inmoral de estos días. Hay casos de políticos que hasta se dejan filmar en videos para hacerse  famosos y ponen fotos en la red donde ostentan sus viajes y riqueza cínica.

 Otra Venezuela es posible… si tenemos un Gobierno de UNIDAD NACIONAL O CONCERTACIÓN. No perdamos otra oportunidad. Venezuela no aguanta más.

Juan de Dios Rivas Velásquez
rvjuandedios@gmail.com
inpresjubiladosypensionados@gmail.com
@rvjuandedios
Solidaridad Independiente
Caracas - Venezuela  

No hay comentarios:

Publicar un comentario