martes, 26 de enero de 2016

PEDRO PABLO FERNÁNDEZ, NADA MÁS IMPORTANTE…

Durante 2015 sufrimos una caída del Producto Interno Bruto  de más de 8% y tuvimos una inflación por encima de 160%. Atender  la emergencia que implica para Venezuela no tener divisas es prioridad

No hay nada más importante en este momento que enfrentar la crisis económica que nos está amenazando a todos los venezolanos.

La situación es grave. Durante 2015 sufrimos una caída del Producto Interno Bruto de más de 8% y tuvimos una inflación por encima de 160%. 

Para una economía patológicamente dependiente de la renta petrolera como Venezuela es una tragedia la caída de los precios del petróleo de más de $100 el barril a menos de 30. Hoy, el barril de petróleo venezolano se vende en $23 y nos cuesta producirlo casi $20.

En el año 2013 el país contó con $ 57.000 millones. En el 2014 bajó a $47.000, en el 2015 a $ 37.000 y en el 2016 podría llegar a menos de $20.000 si no hay una recuperación significativa de los precios del petróleo. A eso hay que agregar que este año tenemos compromisos por concepto de pago de deuda externa de $ 9.500 millones. Esos números son dramáticos. Simplemente no tenemos dólares para importar la comida, las medicinas y la materia prima que necesita la industria para producir.

El año pasado, a pesar de que tuvimos el doble de las divisas que vamos a tener este año, nos vimos obligados a apelar a las reservas internacionales. En febrero de 2015 las Reservas Internacionales estaban en $24.244 millones de dólares y hoy están en $14.000. Nos estamos quedando sin ahorros.  

Nadie pronosticaba una caída tan fuerte del precio del petróleo y todo indica que puede caer todavía más. La desaceleración del crecimiento económico en China y la crisis en Grecia y en el resto de Europa hace suponer que no va a haber un aumento en la demanda de petróleo y por el contrario la oferta se incrementará con la incorporación de Irán y Libia en el mercado.

Este es el centro del problema que estamos enfrentando. Para poder tener papa en los mercados este año el gobierno tiene que entregarles a los productores 2 millones de dólares en semillas antes de febrero. Eso pasa en toda la industria. Prácticamente todo lo que se produce en Venezuela requiere alguna materia prima importada. Las consecuencias de no enfrentar este problema son más escasez, más inflación, menos comida, mayor caída del PIB y gente perdiendo el empleo. 

Ni el gobierno, ni la Asamblea Nacional están atendiendo este problema con la seriedad que amerita. Ni los títulos de propiedad de la Misión Vivienda, ni la cestaticket para los pensionados, ni las fotos de Chávez y de Bolívar son más importantes que atender la emergencia que implica para Venezuela no tener divisas.

El gobierno introdujo esta semana un Decreto de Emergencia Económica y en este tampoco toca para nada el problema del déficit de divisas.

Es urgente concertar una nueva estrategia económica y con urgencia desarrollar una política inteligente de financiamiento externo y un manejo eficiente de las reservas internacionales que le permita al país contar con las divisas necesarias para importar los alimentos y las medicinas que necesitamos este año y la materia prima que requiere la industria para poder reactivarse.

La situación es desesperada pero el gobierno tiene alternativas. Lo que está planteado no es un problema de solvencia sino de liquidez. Pdvsa tiene activos, tenemos reservas de oro que colocar en garantía, se pueden aumentar la participación de los inversionistas privados en las empresas mixtas que están trabajando en la industria petrolera. Todas esas cosas pueden salvarnos de caer en el abismo, pero no resuelven el problema. Si el gobierno no cambia radicalmente el modelo todos esos recursos nos los gastamos este año y quedamos en la ruina.

Urge una nueva estrategia económica con una reforma fiscal que nos lleve a un manejo responsable de la política fiscal que contribuya a reducir la inflación, una política de incentivos a la inversión privada tanto nacional como extranjera, una política petrolera que sea atractiva a la inversión y una nueva política cambiaria.

En los próximos artículos me propongo ampliar cada una de estas propuestas que venimos adelantando desde el Centro de Políticas Ifedec y que nos proponemos impulsar en todas las instancias y por toda la geografía nacional.

Pedro Pablo Fernández
@PedroPabloFR
pfernandez@ifedec.com

Miranda - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario