martes, 26 de enero de 2016

RAFAEL GARCÍA MARVEZ, EL PUEBLO LO PIDE A GRITOS

Por supuesto que una de las más evidentes razones por la cual podemos aseverar que el Gobierno está en un raquitismo que le dificulta mantenerse de pie fueron los resultados electorales del pasado 6 de diciembre. Acción que se produjo por la aguda crisis que por años viene serruchando las posibilidades de un mejor estándar de vida en todos los sectores sociales venezolanos, sin exclusión.

Sin embargo, la decisión que asumió la Asamblea Nacional el viernes 22 de este mes de rechazar el decreto de Emergencia Económica solicitado por el presidente Maduro y que el pueblo celebró sin estruendo es un grito desesperado de cambio desde lo más hondo.

Por eso, más allá del hecho de que ese decreto fue objetado por la fracción parlamentaria de la Unidad lo que llamó la atención fue que no se produjo en el país ni una sola protesta popular en apoyo a la solicitud del oficialismo, salvo unas que otras concentraciones escuálidas, absolutamente intrascendentes.

Una demostración más de ese agotamiento fue la intervención del diputado Diosdado Cabello en el estado Monagas donde exhorta al pueblo a quebrantar la medida tomada por la nueva Asamblea Nacional.

¿La pregunta en concreto es qué va a trasgredir el pueblo?  No existe sustancialmente nada que evidencie una tal desobediencia más allá de una solidaridad moral con el oficialismo en el mejor de los casos, distinto el Gobierno que si puede pasarle por encima a las objeciones de la comisión presidida por el diputado, José Guerra, pero no tiene la energía para asumir ese desafío.

 El pueblo como nunca antes está del lado de la democracia, del progreso, del desarrollo, en contra de la miseria, de la corrupción, de los ineptos y de los delincuentes traficantes con tóxicos

No hay que dejar correr el tiempo innecesariamente. El histórico 6 de diciembre los venezolanos se rebelaron contra la satrapía votando masivamente en apoyo de una alternativa terminante.  Votó más que por unos parlamentarios por un cambio de Gobierno, por un deseo incontrovertible de desalojo Constitucional.

En conclusión, la MUD debe manejar en breve lapso el cambio de gobierno por los caminos constitucionales, existe una urgencia nacional  rumbo a una crisis humanitaria y el “tiempo sí importa”, es delictivo agravar más la crisis y exponerse a estallidos fratricidas.

Rafael García Marvez
garciamarvez@gmail.com
@RGarciaMarvez

Carabobo - Venezuela    

No hay comentarios:

Publicar un comentario