miércoles, 19 de abril de 2017

CARLOTA SALAZAR CALDERÓN, ¿CONSPIRACIÓN?

EN EL TSJ

En los últimos días de Diciembre 2015, como todo el mundo sabe, el gobierno para enervar la acción de control y legislación de la nueva conformación política de la Asamblea Nacional, orquestó con los Diputados salientes el nombramiento de 13 magistrados principales y 21 suplentes. Acción premeditada que no sólo causó el efecto deseado sino que cambio la forma republicana que establece la CRBV, lo cual constituye el delito de CONSPIRACIÓN, previsto y sancionado en el artículo 132 del Código Penal.

Así designan, entre otros, a: Carmen Zuleta, acusada en 2014 de usar influencias en su beneficio, según el diario zuliano Noticia al Día; Juan José Mendoza no ha dado clases sobre la materia jurídica, no hizo carrera judicial, pero sí se prestó en la Dirección Ejecutiva de la Magistratura (DEM), de querer destituir a la ex jueza María Lourdes Afiuni, fue Diputado de la Asamblea Nacional por el Psuv; Luis Fernando Damiani posee numerosos estudios de cuarto nivel, pero en el campo de las ciencias sociales, más no en el área jurídica, no ha practicado la abogacía por 15 años o más, no ha impartido clases en el área jurídica, no fue juez superior; Calixto Ortega no tiene estudio de posgrado, no ha impartido clases en materia de leyes, no realizó carrera judicial, pero fue diputado a la Asamblea Nacional por los partidos MVR y Psuv. Además, candidato voto lista del Gran Polo Patriótico en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015 por el estado Zulia, ha ocupado cargos dentro de la administración gubernamental de Vice Canciller para Europa y encargado de negocios de la Embajada de Venezuela en los Estados Unidos; Lourdes Suárez no posee títulos de posgrado, no ha impartido clases en temas de derecho, no ejerció carrera judicial; Arcadio de Jesús Delgado Rosales no fue juez superior por más de 15 años, en su discurso de Apertura del Año Judicial dijo que “ el Socialismo no choca con la Constitución”; Mikel Moreno ex funcionario de la Disip, ex escolta del expresidente Calos Andrés Pérez, antecedentes por homicidio en dos oportunidades una en Ciudad Bolívar, y otra en Caracas en el caso del asesinato de Rubén Gil Márquez, trabajó en los Tribunales y se graduó de abogado en el año 1995, saltó a  la judicatura involucrado“ la banda de los enanos”, denunciada por  Velásquez Alvaray, con esto que no tenga post grado es lo de menos. 

Cuando esto ocurre ni el Fiscal General de la Republica, ni el Defensor del Pueblo, integrantes del Poder Moral Republicano, encargados de …prevenir, investigar y sancionar los hechos que atenten contra la ética pública y la moral administrativa… facultados para…intentar las acciones que hubiere lugar para hacer efectiva la responsabilidad…penal… en que hubiere incurrido los funcionarios, con motivo del ejercicio de sus funciones; ni la Asamblea Nacional que tiene como responsabilidad nombrar y destituir a los Magistrados, hicieron nada.

Peor aún, no hicimos nada los ciudadanos que desde la comodidad de nuestras casas criticamos, sin pensar que iban a llegar a tanto. Pero la ignorancia no respeta. Y estos tipos han transformado la forma republicana de la República Bolivariana de Venezuela. 

Conspiración de larga data desde que el Presidente Chávez comenzó a trabajar el Socialismo del Siglo XXI, modelo socialista, centralista, sin división de poderes públicos, sin pluralidad, ni solidaridad, fraternidad y menos colaboración entre los poderes públicos. 

Conspiración que continuó su sucesor Nicolás Maduro que con el apoyo del Poder Judicial saca del juego al Poder Legislativo al declararlo en desacato, nulo e inexistente la Asamblea Nacional, acepta que el Presidente de la República le presente el Presupuesto de la Nación, autoriza el Estado de Excepción, con lo cual el Presidente de la República faculta al Vicepresidente para que pueda rectificar, trasladar y hasta crear partidas presupuestas, se debilita la institucionalidad existente al tiempo que se fortalece la informalidad en los pranes, clap, ubch....Con lo cual se configura otro Estado diametralmente opuesto al que tenemos. 

Nuestro régimen y sistema político diseñado en la Constitución, como una democracia participativa y protagónica, que se vivifica a través del Sistema Nacional de Planificación, que pone en práctica una serie de herramientas para que en lo político, en lo social y en lo económico la sociedad pueda participar en la gestión pública y cuente con mayor forma de expresión, es el modelo lo tenemos que defender.  Rechazando en forma pacífica, cívica pero masivamente a los conspiradores.

Carlota Salazar Calderon
carlotasc@gmail.com

@carlotasalazar
Anzoategui - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario