miércoles, 19 de abril de 2017

RAÚL SANZ MACHADO, EL BOLÍVAR QUE PERDIÓ SU PLATA.

DE ORO A PLATA A COBRE A NADA

En  marzo pasado se cumplieron 138 años del histórico decreto del Presidente Antonio Guzmán Blanco mediante el cual se creó el bolívar de plata como unidad monetaria del país.  Aunque nuestro bolívar de hoy se ha reducido a una pobre moneda devaluada e inutil por la inflación, que no tiene nada de plata, vale la pena  recordar sus orígenes.

Las primeras monedas fueron traídas a Venezuela por los conquistadores españoles en 1498, provenientes de Lima, Potosí y México, acuñadas entre los siglos XVI y principios del XVIII; predominaba el trueque para obtener productos, seguido por las deslumbrantes   perlas de Cubagua y Margarita, como medio de pago, promulgado por el cabildo caraqueño, decisión que mantuvo su vigencia entre 1589 y 1620.  La historia de la moneda en Venezuela data de 1787, hace 230 años, cuando por orden del monarca español Carlos III, se acuñaron, en la Casa de la Moneda en México, piezas de plata con valor de ½, 1 y 2 reales, aunque no entraron en circulación probablemente por obscuros intereses de la época,  siendo recogidas en gran parte al siguiente año y fundidas. Vaya usted a saber.

La ley de 1865 consagró un sistema monetario ajustado en tamaño y peso al vigente en Francia para esa época. Se fijó  entonces, como unidad común, una moneda de plata igual a la pieza de 5 francos franceses. En diciembre de ese año Francia, Bélgica, Suiza e Italia, crearon la unidad monetaria latina, basada en el sistema decimal del franco.  Venezuela y la mayoría de los países latinoamericanos se adhirieron a este sistema y así el “peso fuerte” sería la unidad monetaria de nuestro país, recibiendo el nombre de “El Venezolano”, --antigua moneda de un “fuerte”, equivalente a la extinguida moneda de 5 bolívares--  hasta que en 1879 Guzmán Blanco creó el bolívar de plata, como unidad monetaria con su división de 100 céntimos.

La primera acuñación en Venezuela tuvo lugar en junio de 1802 por decreto de Don Manuel de Guevara y Vasconcelos, Gobernador y Capitán General de la Provincia de Venezuela, monedas que alcanzaron amplia circulación. Las monedas de plata y cobre fueron acuñadas, 15 años después,  por orden del General José Antonio Páez. En 1879, al comienzo del primer quinquenio de Guzmán Blanco, se dictó una ley de monedas, mediante la cual se establecieron “casas de la moneda” para acuñar piezas de oro, plata y cobre y se creó la primera unidad monetaria de plata: El bolívar con la efigie de El Libertador. Resultaba una decisión  tardía, pues Bolivia en 1827 y Ecuador en 1844 ya habían acuñado sus monedas con el rostro de Bolívar. El Presidente Guzmán Blanco, recibió de obsequio la primera moneda de oro de Bs. 100, conocida como “pachano”, que suele confundirse con la extinguida morocota, la cual a pesar de haber gozado de amplia aceptación en la Caracas de principios del siglo XX es la moneda de USA$20 dólares de oro.

La imagen de El Libertador ha figurado también en billetes bancarios de diversos países tales como en Bolivia, Ecuador, Colombia, Argentina y Nicaragua, Este último emitió en 1896 su billete de 1 peso con la efigie de Bolívar. Curiosamente  el billete de menor denominación del mundo fue posiblemente el emitido por el Banco Colombiano de Popayán que era de 10 centavos, mientras que el billete bolivariano de mayor denominación, al menos nominal era el de 10.000 bolivianos.


La inflación predominante en Venezuela, que ha cambiado radicalmente las denominaciones de la moneda de hoy, han sido fruto de las erróneas medidas económicas que han fomentado la crisis prevaleciente en esta men guada hora. La “desplatización” de nuestra moneda concluyó a comienzos de 1970 cuando el bolívar de plata y otras piezas, fueron retiradas de la circulación y reemplazadas por las disminuidas monedas de niquel y cobre.   Buena falta hace gente útil y experta, más allá  del embrollo político, capaz de enmendar errores y devolver a nuestro empobrecido bolívar el valor y prestigio que vivió hasta entonces, para que deje de ser “El bolívar que perdió su plata”. Por ahora.   

Raul Sanz Machado
rsanzmachado@gmail.com
@rsanzmachado
Miranda - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario