miércoles, 20 de enero de 2016

LUÍS ALFREDO RAPOZO, ¡APROBADO! ¡YO TE AVISO, CHIRULÍ!

El colega sociólogo Luís Salas, el empresario pro gobierno Pérez Abad, el Vicepresidente Aristóbulo y el Presidente Maduro se sentaron a fumarse su lumpia en una extraña sesión y parieron ese mamotreto inconsulto para restringir las libertades económicas, ofreciendo expropiaciones, seguir disponiendo de recursos sin control, ofrecen un corralito criollo, según el cual no se podrá disponer del dinero que cada quien tiene en sus cuentas, y si es comerciante, pues, puede estar expuesto a la rapiña gubernamental sin siquiera obtener un recibo, como aquellos donde se decía “será reconocido, por la revolución”.

¿Quién no sabía que Venezuela vivía una situación de emergencia económica? Y resulta, que llegó el lobo. El gobierno ha estado todo este tiempo cayéndose y cayéndonos a cuentos, sin tomar acciones inteligentes y hasta de sentido común, pero tercamente se han mantenido con su guerra económica, sabotaje y otras historias febriles, calenturientas de aficionado a los comics, mientras el país se detiene; se paraliza, colapsa, se desmorona, y no tenemos comida; ni medicinas, ni repuestos, ni empleos, ni empresas produciendo, etc. Yo me pregunto ¿Qué pasa en las empresas expropiadas por el Estado? ¿Qué sucedió en los hatos llenos de ganado que expropió el gobierno? ¿Cuál es la situación de Lácteos Los Andes, cementeras, etc., etc.? Yo digo, que este gobierno comunista, sin exageración, ha sido una maldición china para Venezuela y el tiempo irá poniendo sobre la mesa con claridad, nuestra triste historia de país en banca rota y arruinado. No se le puede seguir dando carta blanca para que siga la corrupción, el despilfarro y el mal manejo de nuestro destino.

Ese bendito decreto de emergencia económica, no soluciona nada. Más bien quieren seguir con sus planteamientos socialistoides que no ayudan a superar la crisis. Todos sabemos que el gobierno ha estado financiándose con el BCV, reproduciendo billetes sin respaldo. En ese sentido, hay aspectos de macroeconomía que explican el hecho que la inflación haya llegado a esos niveles  extraordinarios que tenemos. Si el gobierno no entra en un estudio serio con el apoyo de la economía como ciencia, sino que sigue con ese basamento marxista, entonces comeremos tierra fétida. Yo pienso, que ese mamotreto decreto-como te dije- es una locura. No se puede aprobar. Y Maduro debería hacernos el favor de poner su cabeza en una bandeja. Es un incapaz, hasta para captar gente proba, que le ayude a superar el peor momento de nuestra historia. Es decir, que el colega Luís Salas debería ser enviado como embajador a la China, para que siga estudiando. Y traer gente preparada para superar la crisis en que nos han metido, sin excusas baratas.


Mal que bien, nosotros teníamos una economía de país moderno, pero desde que Chávez limpió el piso con el BCV, el agua subió al cuello, con un desorden financiero y para colmo, no presentan las estadísticas para ocultar su fracaso: Entonces, ¿Cómo se puede tomar una decisión si no se presentan los números que indican cómo está el enfermo?

Hay que llevar a Salas a la AN para que  profundice su petitorio y además informe Cuánto petróleo se produce, Cuánta plata tenemos, Cuántos alimentos tenemos, Cuál es la deuda que tenemos, para luego entregarle un informe donde se le diga que dicho decreto ha sido negado.

Luis Alfredo Rapozo
luisalfredorapozo@gmail.com
@luisrapozo

Anzoategui - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario