sábado, 5 de marzo de 2016

LUIS GARRIDO, JUGANDO LIMPIO

Solo por la ambición del poder se pudiera entender cualquier extravío  de los lineamientos  que establezca la Mesa de la Unidad Democrática en base a  la confianza   que requiere el pueblo para sufragar su voto.  Toda aspiración en la Unidad debe ser manifestada sin complejos ni reservas.  Más aporta quien diga desde ya: "quiero competir" que quien utilizando caminos desviados, donde a la final afloran las confrontaciones y las deslealtades ponen en riesgo  su propio liderazgo.   Jugando limpio, mayores serán  las posibilidades de victoria.     

Duras experiencias repercuten en nuestra memoria.  Dos veces -por personalismo y revanchismo político-  entregamos la Gobernación de Carabobo con las consecuencias que llevaron a nuestro Estado a formar parte de esa política cuyos  resultados  en términos de inseguridad,  lo inscribieron en la lista macabra de las regiones  más peligrosas del país.  No hace falta hacer comparaciones entre aquel gobierno que se tuteaba con el centralismo para pelear por la retención de los recursos y todo lo que significaba derechos de los carabobeños; basta solo con un simple recorrido  por nuestro Estado para conocer el derrumbe del parque industrial y el cierre de cientos de empresas, con el efecto del desempleo que es el que impacta con mayor fuerza  en los  hogares.      

Hoy hay recursos y poder suficiente para darle mayor impulso al desarrollo de Carabobo, pero no hay gobierno que salga a la calle a encabezar las protestas por la escasez del agua en todos los municipios, por los sufrimientos en esas colas a pleno sol para conseguir un kilo de azúcar o un paquete de harina y menos para vivir la tragedia asistencial donde la escasez de medicamentos agrava más la fatalidad de los enfermos.   

 La escogencia del candidato de la Unidad para la Gobernación de Carabobo debe regirse por el método de las "elecciones primarias";  pero cuánto nos alegraría comenzar a escuchar voces que dispuestas a jugar limpio manifiesten su deseo de participar en esa contienda, colocando su nombre por encima de debilidades ambiciosas  y referencias de una sólida moral frente a toda  señal indecorosa. 

Todo a su tiempo.  Ese tiempo ya está al  llegar;  pero tomemos en cuenta que no es solo a la  Gobernación a la que apostaremos;  Venezuela requiere todo los esfuerzos para volver a ser un país sin mordazas totalitarias.                

Luis Garrido
luirgarr@hotmail.com
@luirgarr
Carabobo - Venezuela               

No hay comentarios:

Publicar un comentario