sábado, 19 de marzo de 2016

GERÓNIMO FIGUEROA FIGUERA, LAS PENURIAS PARA COMPRAR UNA BATERÍA

En la Venezuela desgobernada por ese aborto llamado revolución que en mala hora bautizaron como bolivariana, después de haber sido un país con una de las economías mas prosperas de la región y con una democracia que durante 40 años sirvió de ejemplo y ayuda para otras naciones, hoy está azotada por todas las plagas del mundo. La inseguridad mas alta del mundo,  la inflación mas alta del mundo, la corrupción mas alta del mundo, los ineficientes mas grandes del mundo, la escasez y el desabastecimiento mas grande del mudo.  Somos primeros en lo malo de todo el mondo

Ese venezolano que sufre las miles de penurias para conseguir las cosas que cada dia se ponen mas escasas y mas difíciles como alimentos, medicinas y repuestos para vehículos automotores. Ese humilde mortal que no tiene acceso a los dólares que produce la venta del petróleo que es propiedad de todos los venezolanos, que no tiene avionetas para volar a las islas del caribe a comprar o viajar a Colombia porque las cosas que no hay en Venezuela se consiguen en otros países pero hay pagarlas en dólares porque el bolívar no sirve si quiera para Venezuela.

Hoy queremos narrar lo que le ocurre a un venezolano cualquiera que no tenga el privilegio de estar enchufado en el gobierno, sin ninguna posibilidad de viajar al exterior a comprar las cosas que necesita. Un país donde las personas para comprar una batería porque su auto particular no prende, tiene que hacer una cola desde altas horas de la  noche anterior, expuesto al frio que le puede ocasionar una pulmonía o a un asesino que le puede quitar hasta la vida, esperar hasta las ocho de la mañana del día siguiente que la Duncan abra las puertas para repartir los números dependiendo de la cantidad de baterías que tengan en existencia para vender ese dia.

Pero eso no es todo, como para Nicolás Maduro la mayoría de los 30 millones de venezolanos, menos los enchufaos, somos sospechosos de bachaqueros y contrabandistas, además de ser obligados a colocar el pulgar derecho en una capta huellas por órdenes del gobierno nacional, la persona para poder tener derecho a la compra debe llevar el carro con la batería mala para que el vendedor pueda verificar el serial de carrocería y su propiedad. Igualmente debe suministrar el número telefónico y copia de la cedula de identidad. De vaina no piden certificado de vacuna contra el polio o fiebre amarilla.

Esto es un insólito dentro de lo insólito. Si la batería no sirve el vehículo no puede prender, y por carambola no rueda por sí solo, lo cual ameritaría que el propietario consiga una batería prestada para prenderlo y pedir a Dios que no se apague en el trayecto, o simplemente contratar una grúa que de acuerdo a los precios del mercado pudiera costar mas que el mismo precio de la batería, pero al mismo tiempo prenderle una vela a la Virgen Del Valle para que lo proteja y le de suerte para que cuando repartan los números en la Duncan logre ganarse la lotería. De no ser así, tendría que buscar nuevamente la grúa para regresar el vehículo a casa.

Antes que el golpista mayor con su discurso de encantador sirenas y sus compinches de cuellos rojos llegaran al poder, en Venezuela se fabricaban baterías Duncan, Titán, Suprema, Fulgor, entre otras, y las vendían hasta en los negocios de repuestos automotores mas pequeños y  apartados del país. En cualquier bomba de gasolina de las carreteras de Venezuela se compraba no solo las baterías sino cualquier repuesto para vehículos. Había producción nacional no solo para abastecer el mercado interno sino que también se exportaba a otros países. Nuestra moneda era fuerte con mucho poder adquisitivo.

En ese sentido y por todos los males que vive Venezuela donde comprar una batería para vehículos es una tragedia. Sin filosofar mucho ni mirar para ningún lado, tenemos la obligación de cambiar esta vaina de gobierno que nos empobreció y devaluó nuestra calidad de vida. El tiempo para este gobierno forajido se agotó, y hay que tomar las decisiones para regresar la paz y el progreso para todos los venezolanos. Es necesario la unión para enfrentar la crisis y empujar el país hacia el progreso, es nuestro y hay que defenderlo.

Gerónimo Figueroa Figuera
geron2ff@hotmail.com
@lodicetodo 
CNP:569

Monagas – Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario