viernes, 15 de abril de 2016

LENIN VALERO GELVEZ, ENTRÓ EL DESESPERO

Llegamos al momento más difícil de nuestra historia en este siglo. Un paso en falso nos puede llevar a la guerra civil más sangrienta, después de la independencia de nuestro país. Estamos en la antesala de una inducida explosión social, que podría ser manipulada para fines inconfesables. Nadie puede entender tanta desidia de parte del gobierno para resolver los problemas elementales de los venezolanos. ¡Ahora!, si es una trampa, como tantas que hemos visto, debemos tomar las precauciones y marcar nuestra propia estrategia, porque el hastío y el desespero nos estaría llevando a cometer locuras como las que ya estamos viendo en las calles, entre ellas linchamientos, asesinatos en masa, enfrentamientos con piedras y palos, saqueos a supermercados, asaltos a gandolas con alimentos, zonas bajo el control y mando del hampa y de bandas con armas de guerra. ¿Qué es esto?

La oposición al gobierno es mayoría en Venezuela y está representada en un 67 % de sus votos en la Asamblea Nacional. Su plan para cambiar al gobierno no es una guerra que la estimule o la deseé. Desde hace 10 años, desde el 2006, viene enfrentando al oficialismo con el voto, a pesar de las trampas y el exagerado ventajismo. En muchas oportunidades hemos salido derrotados y lo hemos reconocido, en otras solicitamos auditoría de votos y no tuvimos respuesta, hasta que para el 6 de diciembre pasado entendimos que teníamos que ganarle por paliza para descontar la trampa y logramos una abrumadora mayoría para la Asamblea Nacional. Después de casi 4 meses nuestros diputados no han podido desbloquear el andamiaje montado por el gobierno, para alcanzar el cambio que los venezolanos deseamos, convertido en un compromiso unitario hasta que nuestro país vuelva a sentirse realmente libre y democrático. ¡Esta es nuestra verdad!

La oposición tiene el camino claro. No andamos en las tinieblas haciendo disparos por mampuesto. Desde la Asamblea Nacional se está legislando para el cambio, pero desgraciadamente el gobierno no quiere escuchar este deseo del pueblo. Del 6 de diciembre a ahora, el grito de cambio es mayor. Hoy ya no somos el 67%, sino el 82% de los venezolanos que deseamos el cambio, con el agregado de que debe incluir la salida del Presidente de la República. El malestar es muy alto. Es verdad que hay desespero, hay angustia por salir del gobierno. No hay duda de que la mayoría manifiesta sinceramente su irritación de manera natural, pero los perros de la guerra, los lobos del desespero, están ansiosos por una explosión social, para encontrar en la violencia la justificación para masacrar a un pueblo e imponer el dominio de la bota militar o el afianzamiento de una dictadura con rasgos comunistas o de ambas cosas, como lo logró Hitler.

Decirle al pueblo que aguante hambre hasta morir sin gritar, no es lo correcto, porque entonces lo estaríamos condenando a una muerte deshonrosa. La ley nos permite revocarle el mando a quien hemos elegido y luego, si no desea escuchar nuestra voz, y lo que es peor aún, si no le interesa nuestro destino ni el de nuestra familia, pues entonces hasta aquí llegas Presidente Maduro. Ten la seguridad de que vas a escuchar el grito del Referéndum Revocatorio desde todos los rincones del país. Y para que no quede duda de nuestro deseo de cambio, verás este año a centenares y millones de votos revocando tu mandato y, Venezuela encontrará la paz y su libertad. No lo dudes.

Lenin Valero Gelvez
leninvalero1@hotmail.com
@leninvalero2
Zulia - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario