viernes, 15 de abril de 2016

CARLOS E. VIANA, NÉSTOR KIRCHNER, JAIME Y LAS VALIJAS CON COCAÍNA

“El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”, Lord Acton.
El narcotráfico y R. Jaime

Dados los procesos del momento contra Ricardo Jaime, es importante recordar la primera sospecha de narcotráfico durante los comienzos de la gestión de Néstor Kirchner, que pasamos a recordar, cosa que ya había denunciado públicamente en su momento, que puso bajo sospechas a Jaime y a su jefe.

Caso “valijas voladoras”

El 17 de septiembre de 2004, en la cinta de equipajes del Aeropuerto de Barajas (Madrid), la Guardia Civil descubrió cuatro valijas que quedaron dando vueltas. No habían sido retiradas. Las mismas tenían membrete que decía “Embajada Argentina en España”. Habían arribado en el vuelo 6420 de Southern Winds (SW), compañía argentina que operaba en sociedad con el estado argentino y la empresa estatal LAFSA. El equipaje descripto, “marca Eminent y Samsonite”, había sido cargado con prioridad en el compartimiento preferencial de la tripulación, para que bajaran primero. Las mismas fueron despachadas sin pasajeros, cosa prohibida por la ley. La Guardia Civil, temerosa de que se tratara de un atentado con explosivos, procedió a abrir las valijas y se encontró con 58,90 kilogramos de cocaína pura. Un mes después, Cristian Maggio, uno de los titulares de la empresa, denunció el hecho ante la Fiscalía Federal de Guillermo Marijuán (que no estaba de turno) y tramitó ante el Juzgado de lo Penal Económico del Doctor Carlos Liporace. También este directivo afirmó que las valijas se habían despachado por una atención a una pareja de pasajeros frecuentes, Toimil Batan y González Villar, de nacionalidad española.

Estalla el escándalo narco

El escándalo estalló públicamente cuando el 13 de febrero de 2005, un investigador periodístico lo público en el diario La Nación de Buenos Aires .
El Presidente Kirchner y su gabinete negaron conocer el asunto y acusaron a la Fuerza Aérea, de la cual dependía la Policía Aeronáutica, responsable de controlar los equipajes en los aeropuertos argentinos. Toda la cúpula de la Fuerza Aérea Argentina fue destituida y la Policía Aeronáutica sacada de su jurisdicción.

Néstor Kirchner rescata a SW

La empresa Southern Winds estaba al borde de la quiebra cuando asumió la Presidencia de la Nación el Dr. Kirchner. Sus directivos tenían una relación con él, porque éste había realizado su campaña electoral por todo el país volando en la misma.

El 3 de septiembre de 2003 se firmó un acuerdo entre SW y el gobierno argentino, mediante el cual esta aerolínea se asociaba a la estatal LAFSA, que nunca tuvo vuelos. El acuerdo fue firmado por José Alberto Bidart, Presidente de LAFSA, hombre allegado al Ministro de Planificación Julio de Vido y el propietario de SW, Juan Maggio.

Según este acuerdo, SW recibiría un subsidio de 8 millones de pesos por mes, es decir, el 40% de sus costos, y el Presidente Kirchner habría apurado el acuerdo, después de una reunión que sostuvo con el Ministro de Planificación, Julio de Vido, el Secretario de Transporte, Ricardo Jaime y el titular de SW, Juan Maggio. El Presidente les habría dicho en esa oportunidad:“No hablemos más de alianza; esto es un rescate. Hay que ayudar a esta empresa, que está en dificultades”.

Los vuelos de esta empresa a la ciudad argentina de Río Gallegos se inauguraron el 4 de octubre de 2003. En dicha ocasión, encabezando el acto, el presidente Kirchner dijo: “un hecho tremendamente significativo”. Y agregó: “Esta línea aérea va a permitir unir la Argentina y terminar con los caprichos de los vuelos organizados por determinados grupos en forma monopólica”.

Jaime autorizó vuelos al centro narco de Perú: Tacna

Por Resolución 470 del 14 de julio de 2004, el Secretario de Transporte de la Nación, a cargo de la Subsecretaria de Transporte Aéreo, le otorgó a la empresa Southern Winds facultad para “alterar u omitir escalas”, ampliatoria de la Resolución 344/2.001. Este funcionario político era responsable de un organismo de coordinación que se creó junto con el acuerdo con SW, que decía debía “fiscalizar” a la empresa. Es decir que él conocía los destinos de SW, que se crearon gracias a su resolución 470/2004, mediante la cual SW implementó vuelos charter entre la ciudad de Córdoba (Argentina) y la de Tacna, en el sur del Perú, reconocida capital peruana del narcotráfico. Así quedó fijado el corredor Tacna-Córdoba-Buenos Aires-Madrid, del narcotráfico.

Con respecto a Tacna, el alcalde de la misma reconoció públicamente que por dicha ciudad pasaba droga con destino a Argentina y a Europa vía Aeropuerto Internacional de Ezeiza. El Ingeniero Jaime estaba estrechamente vinculado a la empresa y el Director de LAFSA, la empresa estatal socia de ésta, era un funcionario del mismo Ministerio de Planificación, dirigido por el principal colaborador del Presidente Kirchner. Ninguno de los tres fue imputado en el juicio, pero, si bien esto podría discutirse, lo que no tiene justificación alguna es la responsabilidad política de los tres. Es interesante destacar que el Secretario de Transporte, Ing. Ricardo Jaime, no sólo continuó en el cargo y no lo afectó la causa penal, sino que después fue confirmado en el cargo por la Presidenta Cristina Kirchner, lo mismo que el Ministro de Planificación, Julio de Vido. En ese entonces, Jaime tenía dieciocho causas penales en su contra.

El entonces Embajador en España y las valijas voladoras

Poco después del secuestro de las valijas en Barajas, recibió su plácet como Embajador de Argentina en España el Doctor Carlos Bettini, quien emitió un comunicado con fecha 19 de febrero de 2005 en el que dice: “Tomé posesión de mi cargo… como embajador… el día 6 de octubre de 2004. Concurrí a la Embajada Argentina en condición de Jefe de Misión por primera vez el 24 de septiembre de 2004… es decir, con posterioridad a los hechos denunciados” (7 días después). “Nunca tuve noticia, formal o informal, tanto de autoridades argentinas como de autoridades españolas (judiciales, policiales y extrajudiciales) ni tampoco por vía privada, del caso mencionado, ocurrido el día 17 de septiembre”.

Debe destacarse que el diario La Nación denunció el hecho por primera vez el día 13 de febrero -no el 12- y en segundo término, que todo diplomático argentino, por ley, al tomar posesión de un cargo debe firmar la conformidad a todas las novedades que ocurrieron en la Embajada y la Guardia Civil había comunicado a la Embajada Argentina sobre el hallazgo de las cuatro valijas, con membrete de la misma, conteniendo cocaína, el mismo 17 de septiembre.
Carlos Bettini había llegado de vuelta de España anteriormente, como director de Aerolíneas Argentinas, cuando ésta estaba en el proceso de privatización. Desde ese cargo le consiguió un convenio ventajoso a SW con esta empresa, por lo que ya estaba relacionado con la misma.

Salvan a un ex Montonero

Por otra parte, el encargado de la base de SW en Barajas, en el momento del descubrimiento del cargamento con drogas, era Claudio Tamborini, ex Montonero, como el Embajador Bettini. Este último habría sido recomendado por Bettini para dicho cargo. Claudio Tamborini fue detenido por orden del juez Liporace cuando vino de visita a Buenos Aires. En el allanamiento a su casa se le encontraron tarjetas de Tuimin Batan y González Villar, recientemente condenados por narcotraficantes en la causa de marras. Sin embargo, el juez le devolvió sus pertenencias y lo dejó partir de vuelta a España.

Otra hazaña del Concejo de la Magistratura

Durante el proceso, se atentó a balazos contra la casa de la Secretaria del Juzgado y al juez Liporace se lo removió de la causa y el Concejo de la Magistratura lo sometió a juicio político.

Las condenas en primera instancia fueron contra Beltrame, empleado de SW, contra un colombiano y contra los citados Batán y Villar. Se lo declaró inocente a Juan Maggio, quien fuera el propietario de SW. Al respecto, uno de los gerentes, Fernando Arrieto, cuando fue absuelto, dijo: “Juan Maggio me ordenó que autorizara el viaje de Beltrame, porque iba a tener una reunión para conversar con unas personas que estaban interesadas en invertir en la empresa”. Beltrame fue quien autorizó que subieran las valijas.

Consideramos a éste el más grave caso de corrupción durante el gobierno del Presidente Kirchner, porque, como lo dijimos anteriormente, involucra en un corredor del narcotráfico internacional a miembros del Poder Ejecutivo, que por lo menos tienen una gran responsabilidad política.

Llaman poderosamente la atención, el cambio de juez y el ataque a balazos a la vivienda de la Secretaria del Juzgado. El fallo absolvió al propietario de la aerolínea SW Juan Maggio y a Claudio Tamburrini, mientras que el ministro De Vido y el Secretario de Transporte Jaime fueron confirmados en sus puestos por la nueva presidenta de la República.

Tampoco es explicable la falta de acción del gobierno y de la justicia española, cuando el hecho de narcotráfico es descubierto en Madrid y quedan involucrados residentes en España y del quien primero tuvo noticias la Guardia Civil.
Conclusiones

Durante el kirchnerismo, la justicia federal fue avasallada y quienes sobrevivieron, salvo honrosas excepciones, no actuaron contra los narcotraficantes que permitió ese gobierno.

Llama la atención que la justicia federal de Salta ignorara las denuncias contra Milagro Sala y, situándonos en el tiempo, que la justicia federal de Rosario descubriera a los Monos después de más de diez años. Lo hizo sólo cuando Macri llegó al poder. Hasta ese momento, tanto los dos jueces como la cámara federal de esta jurisdicción no se habían anoticiado. Quizás les faltó información, pero ésta era pública.

Estas situaciones no se arreglan con amenazas, sino con la verdad y con el coraje de mantenerla. Las amenazas engendran guerras y éstas no tienen límites. Y yo, por lo menos, creo en la paz y en la justicia de Dios.

Carlos E. Viana
carlosdeviana@yahoo.com
@ceeviana
Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario