jueves, 14 de marzo de 2019

ELIDES J. ROJAS L., LA EMERGENCIA ELÉCTRICA ETERNA Y SUPREMA


Ya se sabe que el chavismo; muy bien asesorado por los estrategas del tornillo del poder, Castro y su G2, cada vez que hay una crisis cierta y profunda creada por el propio régimen chavista recurre a inventar un culpable que cada vez parece más absurdo, más increíble.

Así tenemos iguanas, caimanes, papagayos, guerra económica, guerra financiera, guerra contra los billetes, guerra contra Pdvsa, sabotajes, terroristas, ataques misilísticos, magnicidios. Un abanico enorme de cobas rojas. Para varias, la gran crisis eléctrica que le explota en la cara a los incapaces chavistas tampoco escapa en eso de apuntar a un supuesto culpable. Esta vez el señalado es nuevamente el imperio y se trata de un ataque cibernético de una magnitud que ni los marcianos podrían hacerlo mejor. La verdad es otra. Más de 10 años tiene Venezuela sufriendo el problema eléctrico que, como es natural, manejado por el chavismo tenía que avanzar hasta el punto de colapso. Es decir, hasta la quiebra y ruina de todo el país, incluyendo al chavista de lágrima tendida por el comandante muerto y hasta el más duro extremista de la oposición. No se salva nadie.

Veamos unos resúmenes de prensa antiguos a modo de presentación de cómo la cúpula chavista logró llevar a Venezuela al punto de ser el peor país para vivir sobre la tierra.

Comienzo oficial del desastre. Hugo Chávez, el muerto ilustre, decretó emergencia eléctrica en todo el país con el objetivo de responder al problema coyuntural de suministro, atribuido por el oficialismo a la sequía, que ha provocado incluso cortes periódicos.

La iniciativa, firmada mediante decreto por el militar metido a mandatario, “permitirá acelerar la adquisición de equipos para incrementar la producción de electricidad y responder a posibles contingencias”, dijeron en su momento los piratas del proceso revolucionario cuyos voceros apuntan que existen planes para incrementar durante este año y el siguiente la generación termoeléctrica.

Por su parte, el ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque, recientemente fallecido, indicó que los problemas energéticos no se deben a falta de inversión sino a la prolongada sequía de los últimos meses. Así, subrayó que el Ejecutivo actual "ha invertido diez veces más de lo que en otros periodos".

"Hay que declarar el estado de emergencia y avanzar más rápidamente en el plan elaborado", agregó. Con este objetivo se ha creado el Estado Mayor Conjunto Eléctrico que estará liderado por el vicepresidente Elías Jaua.

Rodríguez Araque anticipó que para finales de 2010 el sistema eléctrico contará con 4.000 megavatios más que se reforzarán de forma regular hasta el año 2015 con 15.000 megavatios adicionales.

La fallida fórmula militar. Un trabajo periodístico del portal elestímulo.com precisó que cada vez que ha sido necesario dar respuesta a situaciones puntuales a las deficiencias del sector, el gobierno ha apelado al Estado Mayor Eléctrico como mecanismo coordinador y supervisor de las medidas a tomar en función de la crisis que se maneje en el momento.

El 8 de febrero de 2010 cuando se decretó el estado la emergencia Chávez dio a conocer la conformación de la nueva autoridad, integrada por el vicepresidente Elías Jaua y los ministros para la Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque; de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani; para las Industrias Básicas, Rodolfo Sanz; y de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez.

Desde entonces, el mecanismo se ha activado para enfrentar contingencias que se han venido produciendo ante la falta de mantenimiento de instalaciones y de inversiones en la generación y distribución de electricidad.

En septiembre de 2012, el Estado Mayor Eléctrico se reunió para tomar las acciones pertinentes que permitieran garantizar el suministro eléctrico y evitar cualquier sabotaje de cara a las elecciones presidenciales del 7 de octubre.

En abril de 2013, previo a la celebración de los comicios presidenciales, se instaló el mecanismo para vigilar las centrales de generación y distribución de energía.

En septiembre de 2013 a propósito de un apagón que dejó sin el servicio a 18 estados del país, el presidente Nicolás Maduro se reunió con el Estado Mayor Eléctrico, después de lo cual anunció la creación de la Unidad de Seguridad e Inteligencia del Sistema Eléctrico, que funcionaría como un órgano de fuerzas especiales, y de la secretaría ejecutiva del Estado Mayor Eléctrico, que será el “motor dinámico de la consolidación de los planes eléctricos”, según destacó en su momento.

La instancia dependerá del Presidente de la República e “iniciará el ejercicio de sus funciones una vez constituido colegiadamente en su primera sesión y tendrá carácter permanente como comisión presidencial”, señala el artículo 9 del decreto 1.920.

Entre sus atribuciones se encuentran conocer y supervisar el estado de la situación eléctrica nacional en tiempo de crisis o emergencia y elevar las propuestas del ministerio para la Energía Eléctrica al presidente de la República.

El artículo 7 faculta al Estado Mayor Eléctrico a ejecutar las medidas necesarias y urgentes para que los órganos y entes de la administración central y descentralizada paguen las deudas que mantienen con las empresas eléctricas del Estado.

Las autoridades que lo integran son: Ministro para la Energía Eléctrica (en función de secretario ejecutivo), el vicepresidente sectorial para la Planificación y el Conocimiento, el vicepresidente sectorial de Desarrollo de Socialismo Territorial, el ministro de Economía y Finanzas, el ministro para la Defensa, el titular de Relaciones Interiores Justicia y Paz, el ministro de Petróleo y Minería, el titular de Indutrias, el comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana y los presidentes de Pdvsa y Corpoelec.

NdR: Ahí tienen a un bojote de culpables sin darle mucha vuelta al asunto, incluyendo al mismísimo Maduro, jefe eterno y supremo de todas las calamidades que sufre el país.

La gran robadera. El periodista Alek Boyd en marzo de 2013, escribe lo siguiente: Derwick Associates, la empresa de energía involucrada en un mega escándalo de corrupción, cobró al Estado venezolano tanto como 2.933 millones de dólares, según estimaciones del experto en energía José Aguilar. En una entrevista con INFODIO, Aguilar sostuvo que Derwick Associates es la " punta del iceberg " de una estafa considerablemente muy grande que podría haber costado a Venezuela más de 23 mil millones de dólares. Aguilar ha mencionado nombres de las empresas internacionales que participan en este programa: la Argentina IMPSA, IBERDROLA de España y Duro Felguera , la francesa Alstom, CMEC de China y Sinohydro, Ferroostaal de Alemania , Tailandia de TSK , así como de América Waller Marine. En cada proyecto han participado las empresas mencionadas y una serie de socios locales aplicando sobreprecios que van desde el 48% hasta un 515 % de acuerdo con Aguilar.

Aguilar ha identificado 40 proyectos. Hace énfasis impactantede la tasa de 0% de cumplimiento de IMPSA en la entrega en Tocoma casi seis años después de que el proyecto debió haberse completado, y el retraso de 24 meses de CMEC en Planta Centro, en Carabobo.

Aguilar utiliza algunas fuentes oficiales (PDVSA , CORPOELEC , los Ministerios de Industrias Básicas y Energía Eléctrica) en sus cálculos. Afirma que el régimen de Chávez implementó una política de confidencialidad, por lo que las estadísticas publicadas o son totalmente no fiables, opacas o simplemente no existen. A modo de ejemplo, Aguilar mencionó que tiene tablas sobre Planta Centro, gracias a las imágenes y documentos filtrados que sus fuentes envían regularmente. Él cree que hay un propósito de esta política, que es evitar la rendición de cuentas de cualquier tipo, o cualquier argumento en contra de que los expertos en energía podrían enfrentar al gobierno. Aguilar llegó a decir que el 2008 fue el último año en el que se podría tener un informe parcial de la situación energética de Venezuela, mientras que el último informe completo se publicó en 2007, por CAVEINEL, una asociación comercial antes independiente que fue asumida por el régimen de Chávez.

Aguilar dijo que IMPSA, en sus estimaciones cobró de Venezuela en más de 7 mil millones de dólares solo en Tocoma, y se las arregló para conseguir también un proyecto en Guri II.

Aguilar duda de que IMPSA tenga la capacidad (conocimiento) y técnica para llevar a cabo dicho trabajo, él dijo "cuestiono que IMPSA tenga la capacidad para ejecutar trabajos como esos que son extraordinariamente complejos, como se requiere en Guri, cuyas características son únicas en el mundo. Otros expertos estuvieron de acuerdo. Porque todas las relaciones públicas benignas en torno al jefe de IMPSA Enrique Pescarmona, fueron razones por las que IMPSA consiguió todos los contratos dada la amistad de Hugo Chávez con Néstor y Cristina Kirchner. Aguilar cree que las manos de Alí Rodríguez Araque están por todas partes en estas estafas.

Lo que es impactante es que habiendo asignado, o gastado, en exceso más 23 mil millones de dólares, la situación de alimentación está distante de resolverse. Mientras que Derwick Associates, IPMSA, y el resto de ellos, básicamente, se les ha permitido saquear a Venezuela, por lo que Aguilar llega a la conclusión de que la situación sólo puede estar empeorando, dada la forma irresponsable en que los contratos han sido adjudicados a punta de dedo, simplemente a empresas incapaces que carecen de los conocimientos requeridos.

Y en los tiempos de estas historias de trampas, corrupción, amiguismos y enorme irresponsabilidad revolucionaria, ni Trump ni Rubio ni Bolton andaban por ahí chequeándole la vida a las muy honestas y rectas conductas del proceso revolucionario más embustero de la historia.

Esto sí es terrorismo. Terrorismo comunista contra Venezuela, contra todos los venezolanos.

Elides Rojas
elidesr@gmail.com
Twitter: @ejrl

No hay comentarios:

Publicar un comentario